Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   ETA   -   Sección:   Opinión

El principio de un final?

Tania Serrulla
Redacción
domingo, 30 de enero de 2005, 23:43 h (CET)
Ellos lo saben y nosotros tambin. Todo el mundo lo comenta, todas las personas lo ven. Es el fin. Se acaba. Despu s de ms de 75 a os de atentados terroristas contra personas inocentes ciudadanos de a pie y lderes pol ticos la banda terrorista ETA est llegando a su fin. Se est debilitando, ya no acta porque no tiene fuerza, ni recursos financieros ni materiales de estrategia ni el apoyo de su m sera sombra. Es normal, les estn dando m s palos que a un ciego en una accin propia de un jaque al terrorista (asesino). Nos alegramos. Por todas aquellas v ctimas de su accin fan tica, por todos los familiares de esas vctimas, por todos pocos íŸí¶– los que se han salvado de sus garras violentas y fascistas, por aquellos vascos que se han tenido que ir incluida mi familia de su tierra por no poder soportar ms la situaci n, la presin pol tica y manipuladora del gobierno vasco. Por todos y cada uno de ellos.

Es inconcebible que una organizacin que naciera en 1959 como un grupo de j venes nacionalistas combativos contra la represin bajo la consigna de Euskadi y Libertad que simpatizara con algunos sectores antifranquistas, se convirtiera en un grupo terrorista a bocajarro de semejante ndole y planeara una estrategia para conseguir que una comunidad autnoma se convierta en Estado y a costa de ello, a todos aquellos que no compartimos su ideolog a independentista, a todos los que, por un acto de valenta deciden hablar, dar su opini n y pedir respeto, libertad y tolerancia, se dediquen a matar a sangre fra literalmente y a destrozar familias s lo porque t no piensas como ellos.

El documento audiovisual que he visionado hoy ha sido definitivo, no s lo por las declaraciones del propio Medem reveladas en medios de comunicacin expresando su inconformidad ante la respuesta de p blico, crtica y la Asociaci n de Vctimas del Terrorismo (AVT) frente al trabajo del director, sino por la realidad objetiva, gr fica y definitoria que muestra el documental. Medem no ha hecho sino reflejar para mi desgracia por haberlo vivido en primera persona lo que sucede en Euskadi, el da a d a en ese contexto socio poltico que est contaminado y envenenado tanto por los terroristas como por los que le apoyan directa e indirectamente. Tambin mostraba costumbres t picas vascas y tradiciones como el aizkolari ( leador), los harrijasotzaile (levantador de piedras), o los pelotaris, pero esas im genes se entremezclaban con otras, rpidas como flashes, de coches bombas, manifestaciones contra la libertad, gritos y llantos, cuerpos inertes tras las explosiones...im genes que se quedan grabadas en la memoria, en la retina de todo aquel que tenga un mnimo de sensibilidad y esp ritu democrtico, un m nimo de inteligencia y comprensin hacia aquellos que s queremos vivir en paz y que luchamos porque no haya ms v ctimas.

Lo que yo he llegado a vivir ha sido desolador; he visto cmo quemaban contenedores y autobuses, he visto correr a los encapuchados pegando y tirando a la gente al suelo lanzando c cteles molotov, he visto a los municipales tener que cubrir sus caras para no ser reconocidos por los asesinos mientras vigilan el Boulevard de San Sebastin, he o do una explosin a quince metros de mi casa y, sucesivamente despu s, enterarme de que se trataba de una bomba en un banco. Las sedes de los bancos y de los partidos polticos eran su objetivo. He visto las fachadas de los hogares de personalidades pol ticas pintadas a la llamada de amenazas de muerte y contenedores quemados y autobuses ardiendo; he visto tambin la reconstrucci n de un hotel en Alicante tras un intento fallido de bomba. Y a la gente llorar al recordad los explosivos de Santa Pola, El corte Ingls o Hipercor, s lo por nombrar algunos. Todo esto y ms he vivido en mi propia sangre, en mi ciudad, en mi familia y en mi calle. S lo soy una chica de veintin a os que ha tenido que cambiar de ciudad, de vida y hasta de amigos para no tener que seguir soportando sus crmenes castristas ni colaborar econmicamente a sus acciones activistas cuando te llega la bonita carta del impuesto revolucionario que pagamos todos, aunque no seamos cocineros conocidos que te mandan cada cierto tiempo y con 㖖ӳutileza te advierten que si no cooperas, sers carne de ca n a punta de pistola. acaso se puede vivir as ?

Miguel ngel Blanco Garrido (Concejal PP Ermua), Jos Luis Caso (Concejal PP Irn), Fernando M gica Herzog (Abogado en San Sebastin), Jos Javier Mgica, Daniel M gica (Concejal UPN ayuntamiento Leiza), Francisco Toms Y Valiente (Catedr tico Derecho en Madrid), Ramn Doral Trabadelo (ertzaina polic a municipal en singular Irn), Gregorio Ord ez Fenollar (Teniente Alcalde PP en San Sebasti n), Luis Carrero Blanco (presidente del Gobierno durante la dictadura franquista en 1973), Fernando Buesa (Concejal socialista) son slo algunos del total, 817 v ctimas entre los aos 1969 y 2004 desde que comenzara a matar; la lista de v ctimas de ETA es interminable como se puede comprobar en la pgina que facilito abajo, por eso no quiero nombrar s lo uno o dos o cuatro, no quiero hablar slo en una medida colateral, quiero congregarlos a todos, convocarlos para que ellos mismos tengan la oportunidad de renacer, aunque sea en un pedacito de folio a trav s de sus nombres para imaginarnos lo que debieron pensar antes de morir.

Los vascos, nos hemos acostumbrado a vivir todo lo que hemos vivido y a presenciar esas acciones que han acabado con la vida de todas esas personas y con las ilusiones de miles de estudiantes que, an hoy, esperan poder dar clases sin que el escolta del profesor tenga que estar presente, preservando la vida de ste.

Quiz, por estos motivos, las palabras sobran, los comentarios afloran y las miradas se trasforman en puro alivio y en una esperanza que parec a muy lejana....hasta ahora.

La cpula de ETA se desmorona, sus miembros son detenidos y encarcelados uno a uno, sus zulos y chokos son descubiertos y desmantelados, se les acaba el tiempo, el apoyo y los recursos, se les acaban las acciones, se les acaba todo.

Desde que nos hicieran creer que los acontecimientos del 11 M fueran propiciados por la banda armada con la correspondiente averiguacin posterior y los descubrimientos del gobierno popular sobre las acciones islamistas extremistas de Al Qaeda, ETA ya no es lo que era. No fueron ellos y esperamos no vuelvan a serlo 㖖nunca ms!.

Como dice Eladio Vega Mart n en su poema Los Cobardes, no son ms que liebres, gallinas de un corral que siembran la desgracia y de tanta pena que dan, sus acciones ni a la superficie del suelo aspiran ya. O lo que es lo mismo, equivalen a la mierda.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris