Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Manuel Alcntara  

Sin problemas

Manuel Alc ntara
Redacción
jueves, 27 de enero de 2005, 22:05 h (CET)
Interrogado, ms o menos h bilmente, un 38 por ciento de los jvenes espa oles asegura no tener ninguna preocupacin, ni grande ni chica. Ni de las que provocan insomnio, ni de las que urden los sue os dorados. Qu suerte carecer de preocupaciones, incluso en los casos en los que tampoco se tienen ocupaciones. Eso s lo le pasa a los muertos y no a todos. Mi inolvidable Csar Gonz lez-Ruano, despus de ir al entierro de un amigo bruscamente fallecido, me dec a que los muertos no parece que estn dormidos, como suele decir la gente. íŸŽí»¿Sabes de qu tienen cara los muertos?: de preocupados.

Gran parte de la juventud espa ola prefiere seguir viviendo con sus padres y que sean ellos los que se preocupen. El demencial aumento del precio de la vivienda ha hecho que aumente tambin el amor a la familia. Cuesta mucho dinero y mucha y constante atenci n criar un hijo, pero cuesta ms que l se decida a vivir su vida cuando ya est criado. Como en casa de los padres en ninguna parte.

No creo que las encuestas enga en. Los que engaan a veces son los encuestados. Un alto porcentaje de compatriotas, entre los que tambi n entran los jvenes, acaba de confesar que su m xima inquietud es la que le proporciona ETA. Acabar con el terrorismo es algo que anteponen a cualquier otra cosa, incluso a la lucha contra el paro, la delincuencia, la subida de precios y el control de la inmigracin. Por muy hondos que sean, los sondeos no pueden llegar al fondo de las cuestiones, que adem s son cambiantes. En opinin de Pitigrilli, la estad stica es una ciencia segn la cual todas las mentiras se tornan cuadros, m s o menos sinpticos. C mo creerse, por ejemplo, que el 22 por ciento de los obreros de la construccin beba de forma abusiva y por eso algunos pierdan pie y se caigan del andamio? Tambi n pueden intervenir otras causas. Entre ellas que estn preocupados por dos cosas: por sus malas condiciones laborales y por el temor a que puedan interrumpirse. No todos pueden vivir con sus padres.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris