Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

Vigilar el agua

Manuel Alcntara
Redacción
miércoles, 26 de enero de 2005, 22:54 h (CET)
Arranca, quiz con un ligero retraso, la 'operacin Guanarteme', que suena un poco a Guantanamera, contra la inmigraci n ilegal. Por qu llamarla as ? Lo ilegal es el hambre. Los moros que vienen a nuestra costa no tienen cmaras: lo que tienen es avitaminosis. La operaci n ha sido bautizada con ese nombre porque aspira a que Espaa y Portugal vigilen conjuntamente las aguas de Canarias y va a establecer dispositivos en Fuerteventura y Lanzarote. Guanarteme fue el ltimo guanche que vivi y muri en las Islas Afortunadas, que yo tuve la fortuna de conocer de la mano de Juan del Ro Ayala, hace muchos a os. Me contaba que los guanches eran de poderoso esqueleto y muy sentimentales y aguerridos. Se saba de memoria la eleg a a Guilln Peraza, el que muerto qued en La Palma, la flor marchita de la su cara. Cmo los descendientes de los guanches piensan que se le puede poner barreras al mar? La anterior operaci n se llam Ulises, que tampoco es mal nombre, pero la comand ngel Acebes y naturalmente fracas . Cuentan las sirenas que ninguna patera fue interceptada.

El Rey acaba de decir en Rabat que no podemos permitir que los mares que nos unen se conviertan en fosa comn. La verdad es que ya son un cementerio marino. Qui n vigila el agua? La mar es ancha y grande. Nadie ha podido hacer nunca una raya en el agua. El problema de la inmigracin que crece cada d a no afecta slo a Canarias. Algo se sabe de eso en el sur peninsular. Aqu est viniendo mucha gente que aspira a comer. Unos por el mar y otros por el aire y por la tierra. Los ecuatorianos pagan hasta 500 euros por sus certificados de penales, lo que supone para ellos una cantidad imposible. Alguien les limpia el pasado para que ellos puedan limpiar las telara as de sus estmagos. Los seres humanos no hemos aprendido a repartir. No ya a repartir la riqueza, que eso produce siempre unos conflictos enormes, sino a repartir la miseria. Qu parte me tocara a m , que ahora estoy mirando el mar y tomndome un gin-tonic? Mejor es no saberlo. Podr a sentarme mal, por primera vez.

Noticias relacionadas

Lo juro por mi honor y ante Dios nuestro señor

Una ola de activismo rechaza los ataques contra el derecho al aborto

Proyectos de ley contra el aborto tan extremos se están aprobando en legislaturas estatales a lo largo y ancho de todo EEUU

Mayo se va y también Theresa May

Renuncia la Primera Ministra británica

EEUU quiere que el fundador de Wikileaks pase el resto de su vida silenciado y encarcelado

¿Qué hay detrás de la censura y persecución contra Assange?

Sentido de la vida

En el libro El sentido de la vida de Gustavo Bueno se plantean numerosas cuestiones que conforman un sólido y extenso tratado de filosofía moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris