Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿A quién querían engañar?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
lunes, 28 de febrero de 2011, 08:08 h (CET)
Bueno, ya se ha salido Camps con la suya, la presión y casi con seguridad otros “argumentos” que habrá utilizado para “convencer” a Mariano Rajoy han dado su fruto. Imagino que los “argumentos” utilizados por Camps habrán ido por el mismo cauce que fueron los que Ricardo Costa utilizó para “convencer” a Camps de que debería de “readmitirle” como así sucedió y que estos “argumentos” habrán tenido mucho que ver con el “bel canto” o el “beautiful singing” dicho sea en italiano o en inglés para que todos nos “entendamos” aunque mejor entenderemos si hablamos del “cante jondo”. Es posible que a Mariano Rajoy le llegara algún CD grabado con la voz de Camps en la que le anticipaba la “música” y la “letra” de lo que podría ser la ”cantata” en toda su extensión, aunque es muy posible que fuera una “balada”, con letra de Francisco Correa y música de “El Bigotes” y que a esta última Rajoy no se haya podido resistir y por tanto ha decidido su nombramiento como candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana antes de que se produjera el fallo, en su contra o a su favor, de los jueces de si sentaban o no en el banquillo a Camps.

La verdad es que con tanto “sí, pero no” no sé a quien pensaban engañar cuando en el PP todos, todos, han dicho, desde hace meses, por activa y pasiva que Camps sería el candidato aunque se diera el caso de ser condenado por los jueces. Lo ha dicho el portavoz Rafael Blasco y lo ha dicho también Esteban González Pons y no digamos Rajoy con aquel juego de palabras de “yo apoyo, sin dejar de apoyar y además apoyaré siempre y cuando sea preciso, porque Camps cuenta con mi apoyo tanto si le hace falta como si no”.

Esto me recuerda a aquel inocente infante al que su padre sacó a pasear por el parque y el tierno e inocente niño al escuchar el trinar de los pájaros le preguntó a su progenitor: “¿Papá los pájaros pican?”. “No hijo mío –le respondió el padre- los pájaros no pican, los pájaros maman”.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris