Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

Trabajar es peligroso

Manuel Alcntara
Redacción
martes, 25 de enero de 2005, 22:27 h (CET)
Adem s de no ser el procedimiento ms eficaz para ganar dinero, trabajar entra a muchos riesgos. La violencia laboral crece en Espaa y s lo se libran de ella los que estn en el paro. No me refiero nicamente a los que se caen de un andamio dando un mal ejemplo a sus compaeros, que eso ocurre en todos los pa ses, aunque no con la desdichada frecuencia que se da en el nuestro y que al parecer es incorregible. Aludo a otro tipo de accidentes, si es que es lcito llamarles con ese nombre. Ayer no m s un trabajador se li a navajazos con sus compa eros, inmediatamente despus de que la jefa de Personal le comunicara una queja de la empresa. Todo acab con seis heridos, pero sin ningn muerto. Hay que suponer que el enfurecido operario, de 43 a os, que llevaba bastante en la empresa, sufri un repentino ataque de enajenaci n mental. O sea, que perdi la cabeza despu s de perder poder adquisitivo.

Cada vez abundan ms los casos de acoso laboral y de hostigamiento, en beneficio de los psic logos, que no dan abasto. No podemos creer ni que todos los jefes sean horribles y sueen con serlo de un campo de concentraci n, ni que todos los subordinados sean unos tipos iracundos y se comporten de un modo parecido al colrico personaje que bord en el cine el gran Agustn Gonz lez. No todos los espaoles est n perpetuamente cabreados, aunque hay que reconocer que una gran mayora tiene motivos para estarlo. Entre ellos muchas mujeres, que a igualdad de cometido y de jornada, siguen ganando como media un 37% menos que los hombres.

Sabemos -ya lo observ Balzac en su tiempo- que el trabajo no embellece. Rara vez se encuentran unos rostros serenos entre los que echan hormign en las carreteras. Tambi n sabemos que, excluyendo algunos extraos casos de irrefrenable vocaci n, el trabajo es algo tan malo que es necesario pagar para que lo hagan otros. Puestos en la necesidad de realizarlo, deberamos llevarlo mejor. William Faulkner descubri , no sin tristeza, que trabajar es la nica cosa que se puede hacer durante ocho horas seguidas.

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris