Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   El día de la marmota   -   Sección:   Cine

‘¡Quieto todo el mundo!’

José María Blázquez
José María Blázquez
domingo, 27 de febrero de 2011, 09:18 h (CET)
Aprovechar una fecha o acontecimiento señalado para estrenar una película no siempre tiene buenos resultados. Bajo la coyuntura que los medios de comunicación dan a un hecho (pasado o no) que se torna actualidad puede considerarse, hasta cierto punto, una publicidad gratuita que si se sabe (o se puede) gestionar bien podría repercutir en una gran campaña de marketing a precio de saldo. Ahora bien, esto puede ser tan favorable como perjudicial. Si ustedes escuchan en la radio, leen en la prensa y ven en televisión informativos y reportajes especiales referidos a un mismo suceso, la expectación se puede tornar aburrimiento. La saturación que propician el conjunto de medios puede llegar a ser tan grande que suponga el rechazo unilateral del receptor y, por consiguiente, obtener una predisposición de éste a que no quiera saber nada más sobre el tema. A esto le sumémosle que el acontecimiento en sí no produce ningún tipo de información nueva, utilizando una y otra vez las mismas imágenes y testimonios, y tan sólo apoyándose en los diferentes actos conmemorativos como única noticia de actualidad. Todo esto hace que la campaña publicitaria en cuestión salga cara pese a no haber hecho una gran inversión económica.

Esta semana y con motivo del treinta aniversario del intento de golpe de estado del general Tejero el 23 de febrero de 1981, Chema de la Peña estrena su largometraje “23F”. Está claro que la fecha no está escogida al azar, pero es algo que verdaderamente puede pasarle factura. ¿Alguien se ha quedado con ganas de ver una recreación de lo ocurrido? Las imágenes, testimonios, reportajes, documentales, programas especiales y retransmisión de homenajes ha sido tan exagerado en todos los medios que si encima, le añadimos la campaña promocional promovida por TVE para sacar rendimiento a la producción de este largometraje (anuncios publicitarios, noticias en los informativos, entrevistas en diferentes programas y en algún que otro night show a sus protagonistas,…) me hace pensar que Paco Tous vivirá el resto de su carrera encasillado, si es que ya no lo estaba. Sinceramente, a mí no me apetece nada meterme en una sala de cine para ver la película por mucho que el director me parezca un profesional más que competente.

En cambio, sí que me parece mucho más sugerente el largometraje de animación “Chico & Rita”, co-producida junto con el Reino Unido y premio Goya a la mejor película de animación. Esto no es debido a que sea fan de Mariscal, que no lo soy, ni de Fernando Trueba, al que más le valdría dejar de utilizar sus influencias para meter a la familia en el negocio a costa de todos los contribuyentes (aunque Mariscal no se queda corto, enchufando a su hermano como co-director). Hace cerca de año y medio tuve la oportunidad de entrevistar a Manuel Galiana, que colaboró en la animación del largometraje, quien destacaba la gran calidad que tenía el equipo de especialistas que trabajaban en torno a ella. Desde luego, el resultado visual es cuanto menos llamativo y no olvidemos que la música viene compuesta por Bebo Valdés.

La nota cómica de la semana no es que los Oscars sean presentados por Anne Hathaway y James Franco (apellido que no podía faltar en este artículo), ni que Muamar el Gadafi haya achacado la revuelta en Libia al consumo por parte de los jóvenes de café envenenado por Al Qaeda (que recordemos, tiene un claro referente español). Sino a que Bigas Luna ha declarado que quiere ponerse al frente de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España. Éste director obsesionado con la pornografía y la desnudez (yo aún recuerdo aquel preservativo promocional que regalaba con motivo del estreno de ‘Yo soy la Juani’, y del que espero que nadie haya hecho uso por su bien), es una versión burda a la española de Paul Verhoeven que sigue parasitando los presupuestos del ICAA para hacer bazofias que dan rienda suelta a sus más enfermizos anhelos. Recordemos que su última película, “Didi Hollywood”, ganó el premio YoGa al peor film del año. Sólo espero que a los miembros de esta institución cada vez menos ilustre les quede todavía un par de dedos de frente y no lo permitan. Está claro que si consigue su cometido, no sólo perderemos el poco prestigio que nos queda convirtiendo la Academia en un burdel, sino que permanecerá amarrado a la ‘teta’ de los Presupuestos Generales del Estado (que se incrementarán si tráfico comienza a multar por la absurda bajada de la velocidad máxima en autopistas y autovías), chupando cual culícido, todo el tiempo que pueda.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris