Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Camps, imputado y nominado

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
sábado, 26 de febrero de 2011, 23:44 h (CET)
El jueves cerca del mediodía la bancada popular del Parlament valenciano estalló en ovaciones, la muchachada de la gaviota acababa de tener conocimiento de que Mariano Rajoy se había doblegado a las órdenes recibidas desde el Partido Popular valenciano y acababa de nominar a Francisco Camps candidato a encabezar la lista que el PP ofrecerá a los valencianos en las elecciones autonómicas del próximo mes de Mayo. Las presiones recibidas en la calle Génova habían dado sus frutos y Paco Camps además de imputado por sus supuestas trapisondas pasaba a ostentar el honor de ser el cabeza de lista para ascender una vez más al más alto sillón de la Generalitat valenciana. Mariano Rajoy acababa de pasarse, una vez más, por el arco de triunfo el Código Ético del que tanto presumen los populares. Nada importa que según los informes policiales el País Valencià bajo la égida de Camps y sus muchachos se haya convertido en un patio de monipodio donde medran truhanes y fulleros de la peor calaña, nada importa que la policía ofrezca a los jueces pruebas de que es posible que en todo este lío de trajes, americanas y zapatos regalados se esconda una financiación ilícita del partido que Gobierna en Valencia, nada importa que, si prospera la petición de la acusación particular del PSOE, el Molt Honorable President Camps tenga que cambiar los elegantes trajes de raya diplomática por otros ternos con las metafóricas rayas del trullo carcelario, nada de todo esto importa, Camps “el empecinado” se ha convertido en una piedra en el zapato de Mariano Rajoy y la piedra del zapato puede pasar a ser la roca que Don Mariano tenga que anudarse al cuello para lanzarse a las procelosas aguas del suicidio político cuando dentro de unos meses el entonces y de nuevo President de la Generalitat sea condenado por los jueces.

Mantener a Camps al frente de la política valenciana demuestra la poca consideración y respeto que Mariano Rajoy tiene con los ciudadanos valencianos, desde que estalló el caso Gürtel, el más escandaloso en el mundillo de la política, la dirección del Partido Popular veía con cierto aire de respiro como en un lento goteo los imputados iban dejando el partido, siempre con la excusa de no hacer daño al mismo, pero Camps seguía aferrado a su poltrona de la calle Cavallers, un lugar que, por vergüenza, debía haber abandonado hace ya tiempo. Los valencianos no merecen un presidente que les mienta, Camps primero dijo que no conocía al “Bigotes” y luego unas escuchas telefónicas demostraron que era su “amiguito del alma”, Camps dijo haber pagado los trajes con el dinero que su mujer gana en una céntrica farmacia pero luego tampoco resultó ser cierto, y así llegaríamos a cientos de mentiras si contamos todas las patrañas políticas con las que ha ido adormeciendo al pueblo valenciano desde la pantalla de la televisión autonómica. Pero desde Madrid nadie tiene valor para ponerle en vereda, el miedo tiene paralizado a Mariano Rajoy, Camps le dio “la peseta que le faltaba para el duro” cuando la necesitó para auparse a la cima del partido y ahora le pasa al cobro la factura, Mariano está cogido por el político valenciano por allá donde más duele.

Pero no sólo miente Camps, también el político gallego miente a toda España cuando al tiempo que confirmaba la nominación de Camps entregaba a los suyos el programa electoral para el próximo Mayo. En uno de sus apartados titulado, no se si con sorna, “Regeneración” los teóricos de la gaviota escriben: “La lucha contra la corrupción se convierte en uno de los objetivos principales del PP, ya que la legitimidad del sistema democrático no debe quedar nunca en entredicho por actitudes permisivas, indolentes o exculpatorias ante la gravedad de diversos comportamientos”. Estas frases rezuman cinismo por sus cuatros costados. Rajoy tiene actitudes permisivas con Camps a quien ha permitido que le marque la hoja de ruta, Rajoy es indolente con Camps al no tomar medidas cautelares contra él y esperar que fuera el propio Camps quien le allanara el terreno dimitiendo, Rajoy y todo su partido tienen actitudes exculpatorias con Camps cuando un día si y otro también salen todos en tromba a exculpar al Molt Honorable hablando de conjuras entre socialistas, fiscales y policía cuyo único fin es desbancar a Camps.

En un periódico de la “Brunete mediática” han dicho que en la Comunitat Valenciana el PP ganará tanto si el cabeza de lista es Camps como si es Bob Esponja, y por una vez y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo con ellos. Mientras Camps sonríe y saca pecho por su nominación en el PSPV, la sucursal socialista en el País Valencià, han sacado las navajas cabriteras y Alarte, Secretario General de los socialistas valencianos, está limpiando las próximas listas electorales de todos aquellos que no le prestan obediencia, sumisión y genuflexión. Así que, sea Camps o sea Bob Esponja, en el País Valencià las gaviotas seguirán volando altas y llenando con sus excrementos a sus ciudadanos aunque taparan las cagadas con la organización de grandes eventos gastando el dinero que no tienen en oropeles y fantasías de cartón piedra.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris