Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El misterio del alcalde Rahm

E.J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 25 de febrero de 2011, 08:02 h (CET)
WASHINGTON - Alcalde Rahm. Será una sensación. Hasta podría ser bueno para Chicago. Y en un sentido que nunca ha tenido que hacer antes, Rahm Emanuel revelará por fin quién es realmente.

Una de las muchas tragedias de la alcaldía Rahm - que vaya haciendo el equipaje el querido ex-alcalde Fiorello LaGuardia - va a ser su situación como experimento controlado (o tal vez incontrolado) en el extremo al que un agente político brillante traduce sus habilidades de campaña en logros tangibles en la administración pública. Bill Clinton fue un funcionario elegido democráticamente que casualmente era uno de los consultores políticos más despiertos del país. Rahm Emanuel es el asesor de referencia al que por casualidad se le da bien llegar a cargos públicos.

Pero primero, una nota de advertencia: Todas las columnas acerca de Rahm deben llevar letra pequeña. Ningún personaje de la vida pública ha sido nunca más asiduo en el cortejo a los periodistas, y es un aficionado del oficio del columnista.

Como jefe de gabinete del Presidente Obama, Emanuel se pluriempleaba como su editor. (Es el motivo de que todos nosotros le llamemos por su nombre). Se ponía en contacto con todos los columnistas en un tono escrupulosamente calibrado para ser paralelo a la orientación política de su objetivo. Predicaba los discursos más izquierdistas delante de los izquierdistas y los más moderados delante de los moderados.

Puntualmente difundía la misma idea entre varios redactores. Cuando protestabas educadamente -- ofrecía ideas en bruto, consciente de que nunca tendría un 100% de aciertos -- lo hacías sabiendo que te la iba a seguir colando hasta que su intuición pasara a otra cosa. De vez en cuando (pero sólo cuando se lo pedías) admitía con pesar que eras la segunda o la tercera persona a la que trataba de colar una línea editorial concreta.

Sale impune de estas cosas porque, en cierto sentido, es Don Transparencia. Si es diestro, es porque es diestro. Todos los intercambios con él pertenecen a la posmoderna variante del sabes-que-sabe-y-sabes-que-sabe-que-tú-lo-sabes. Siempre está en marcha, siempre tratando de medrar. Hasta su famoso aprecio por el lenguaje blasfemo le ha ayudado a levantar su imagen pública.

Sabía aparentar ser sinceramente progresista delante de los progresistas y sinceramente moderado delante de los moderados porque -- de nuevo, al igual que su mentor e Hijo Pródigo - representa en carne propia todas las alas de su amado Partido Demócrata. Una de mis frases favoritas de Rahm (de las que se pueden publicar) es su observación de que los debates en su casa cuando crecía le llevaron a creer que el Partido Demócrata "era una de las 12 tribus perdidas de Israel". Esta impresión primordial le permite entender a los Demócratas de cualquier pelaje.

Muchos dan por sentado que más que izquierdista es un Nuevo Demócrata a causa de su activismo durante los años Clinton en favor de la reforma sanitaria, el tratado NAFTA de libre comercio y una postura inflexible frente a la delincuencia. Estaba más dispuesto a hacer concesiones en materia sanitaria que Obama. Y sí, su campaña a la alcaldía era más una inversión de riesgo, una empresa destructiva pagada a través de las grandes donaciones de algunos de los más ricos del país.

Pero estar contra la delincuencia no tiene nada de antiizquierdista, y Emanuel ha hecho hincapié en muchas ocasiones en la factura que la violencia en las calles pasa a los pobres, un tema que volvió a avanzar durante su discurso de la victoria el martes. Él comprende la importancia de una cierta dosis de populismo. Viene estando obsesionado con las cosas que el gobierno puede hacer para sostener a una clase media que lucha por salir adelante, ayudar a los chavales pobres a obtener buenos resultados en la enseñanza, dar a todo el mundo una oportunidad en la educación superior y ofrecer posibilidades de lograr cierta riqueza a las personas de renta modesta. Defendió apasionadamente el rescate a la industria del automóvil.

Pero en medio de este cóctel de posturas, la ubicación exacta del pensamiento político de Emanuel ha permanecido difusa. Nunca ha intentado ser de todo para todos como Clinton, pero ha triunfado siendo muchas cosas para bastante gente -- precisamente el motivo de que tenga tan buena prensa y de que ganara el martes.

Como alcalde, se va a ver obligado a despejar parte de la incógnita que le rodea: en los programas que recorte, amplíe o promulgue; en los impuestos que suba -- las bajadas tributarias no son una opción, teniendo en cuenta el déficit de Chicago; y la forma en que aborde a los sindicatos de funcionarios del municipio. (Pista para Rahm: demuestre la forma en que los Demócratas saben negociar con eficacia con los sindicatos sin copiar a su vecino Republicano de Wisconsin que trata de dividirlos).

En la mayoría de los cargos públicos que ha ocupado hasta el momento, Rahm defendió las posturas de los superiores (Clinton y Obama) o los intereses políticos de sus colegas Demócratas en la Cámara de Representantes. Ahora va a ser la estrella y no el productor, director y publicista simplemente. Mi apuesta, como la de Chicago, es que sabrá sacarse las castañas. De lo que estoy seguro es de que al igual que su hermano el agente de Hollywood, va a montar un espectáculo digno de la HBO.

Noticias relacionadas

¡Cuidado con Sáez de Santamaría! Sería el mayor error elegirla

Ella ha sido, sin duda, parte importante de las causas del fracaso del PP en el tema catalán

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIII)

"Los trapos sucios se lavan en casa", se repite mucho en el Opus Dei, en referencia a todas estas desgracias

Corresponsabilidad

Amar al prójimo como a uno mismo es la máxima expresión de corresponsabilidad

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris