Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Fútbol
Etiquetas:   Fútbol / Europa League  

Un fantástico Villarreal elimina a un gran Nápoles (2-1)

El Submarino remontó un 0-1 adverso gracias a los de Nilmar y Rossi que tumbaron a un gran equipo que estrelló dos balones en la madera
Redacción
viernes, 25 de febrero de 2011, 00:24 h (CET)
El Madrigal vivió una noche épica y maldijo a un Nápoles que se quedó sin los octavos. Hamsik adelantó a los de San Paolo, pero Nilmar y Rossi voltearon el marcador en tan sólo cuatro minutos. El conjunto de Mazzarri dio mucha guerra y estrelló dos balones en el palo. El Villarreal ya espera al Leverkusen en octavos.

Ficha técnica
2- Villarreal C.F.: Diego López (2); Mario (1), Gonzalo (2), Musacchio (2), Capdevila (2); Cazorla (2), Bruno (2), Borja Valero (3), Cani (1); Nilmar (2), Rossi (2).

1– SSC Nápoles: De Sanctis (1); Campagnaro (1), Cribari (2), Víctor Ruiz (1); Zúñiga (2), Gargano (2), Yebda (1), Dossena (2); Sosa (1), Hamsik (2); Lavezzi (2).

Cambios: Catalá (1) por Cazorla (min.77), Marcos Gullón (1) por Cani (min.80), Marco Rubén (1) por Rossi (min.89). Cavani (1) por Sosa (min.53), Pazienza (1) por Yebda (min.64), Mascara (1) por Cribari (min.82)

Goles: 0-1 Hamsik min.16, 1-1 Nilmar min.42, 2-1 Rossi min.46.

Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía). Amonestó en los locales a Musacchio (40´), Cazorla (59´), Capdevila (65´), Nilmar (73´). Enseñó la amarilla en los visitantes a De Sanctis (46´), Yebda (46´), Víctor Ruiz (51´), Campagnaro (60´), Hamsik (75´).

Incidencias: 24.000 espectadores en El Madrigal. Terreno de juego en perfectas condiciones. Partido perteneciente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la Europa League

Datos destacables
Lo mejor: El pase a octavos
El Villarreal sufrió de lo lindo, pero obtuvo el premio deseado y eliminó al Nápoles. El Leverkusen ya espera en octavos.

Lo peor: La caída de la valla
Tras marcar el 0-1, Hamsik se fue a la banda a celebrarlo. Los seguidores del Nápoles que habían ahí se apoyaron en la valla, que terminó cediendo ante la presión y unos cuantos cayeron al suelo. El partido se paró durante unos minutos y la camilla tuvo que retirar a un herido.

El dato: Dulce centenario
El Villarreal celebró su partido 100 en Europa de la mejor manera y, además, sigue la maldición para los equipos italianos en El Madrigal. Siete partidos ante transalpinos y seis victorias amarillas y un empate.
Manuel Monfort / Enviado a El Madrigal

Las noches europeas se caracterizan por tener ese aire mágico que las hace especiales y si encima, frente a frente, hay dos grandes equipos el resultado fue el que se vio en El Madrigal. Un partidazo en mayúsculas, de los que hacen grandes a las competiciones europeas, sin olvidar la emoción a raudales y los nervios a flor de piel. Una batalla épica en la que no hubo cuartel y de la que el Villarreal salió vencedor.

Los de Garrido demostraron madurez para superar un marcador adverso y entereza para defender su renta después de haber remontado. A capa y espada defendió el Villarreal el 2-1 y al final pudo contener el huracán napolitano. El Nápoles fue, precisamente, eso. Un fenómeno de la naturaleza. Un equipazo que demostró el por qué de su gran temporada. Es el segundo clasificado en el Calcio y de los equipos que han pasado esta temporada por el feudo amarillo es el que más miedo ha metido en el cuerpo.

Al Nápoles no se le puede achacar que hiciera el antifútbol. Es un equipo hecho por y para atacar y no renunció a su estilo. Es un prototipo que contradice el estilo italiano, pero así es como está obtenido sus buenos resultados. En El Madrigal, tampoco se cerró atrás, se abrió y tuvo en todo momento entre ceja y ceja la portería de Diego López.

El portero gallego estuvo providencial ante Lavezzi al sacarle un mano a mano con el 0-1 en el electrónico. De no haber aparecido ‘Súper López’ el Nápoles se hubiera ido 0-2, lo que hubiera sido un golpe muy duro. Diego López tuvo mucho trabajo ante Lavezzi y Cavani. Éstos dos son un peligro constante, un incordio. Cada uno estrelló un balón en la madera, que se alió con el Villarreal, y la defensa amarilla se las vio negras para pararles. Cavani salió en la segunda parte y los de Garrido agradecieron que fuera suplente. Jugó 35 minutos, lo suficiente como para demostrar que no es casualidad que sea Pichichi, con 20 goles, del Calcio.

Si la aportación de Lavezzi y Cavani fue importante, aún fue más providencial la de Nilmar y Rossi. Marcaron un gol cada uno y, sobre todo, fue el brasileño el que más lo intentó. Sin duda, frente a frente estuvieron dos de las delanteras más peligrosas del viejo continente, sin embargo, el hombre del partido no fue ninguno de éstos protagonista. El mejor fue Borja Valero. Se echó al equipo a sus espaldas, tocó y tocó hasta desarbolar la defensa del Nápoles. Y así fue. Fabricó los dos goles como suele hacerlo, creando. Encendió su bombilla y El Madrigal se iluminó.

Los aficionados locales, precisamente, se temían lo peor cuando Hamsik abrió la lata en el 16´. Lavezzi, desde la derecha, puso con la zurda un servicio que el eslovaco cabeceó sin oposición alguna. La retaguardia dejó rematar, a parte del mediapunta, hasta a tres contrarios. Se pidió posición antirreglamentaria, pero ya era demasiado tarde. El gol cayó como un jarro de agua fría.

Acto seguido, Hamsik, se fue a la banda a celebrarlo con los ‘tifosi’ que habían allí presentes. Los aficionados se apoyaron en la valla, que cedió por la presión y unos cuantos cayeron al suelo como fichas de dominó. Éste fue el único lunar que tuvo una gran noche de fútbol. Y ahora seguro que la UEFA actuará...

Volviendo al partido, el Nápoles se las prometía muy felices entonces. El Villarreal lo intentaba pero le costaba llegar a las inmediaciones de De Sanctis. Detrás de una camiseta amarilla siempre habían dos zamarras celestes. Borja Valero rozó el empate, pero Lavezzi pudo sentenciar la eliminatoria, pero Diego López, providencial, lo evitó. El público local estaba decaído, pero cuatro minutos mágicos del Villarreal llenaron de éxtasis el graderío.

Nilmar materializó el 1-1 en el 42´ al aprovechar un fantástico pase al hueco de Borja Valero y en el 46´ Rossi volteó la eliminatoria. El ex del Mallorca la recogió en el centro del campo, avanzó hacia las inmediaciones del área visitante, sacó un conejo de la chistera que recogió el ítaloamericano para encontrar el camino a octavos. Giuseppe contó con la colaboración de Zúñiga al desviar éste el zurdazo del italiano. Del 0-1 al 1-2 en tan cuatro minutos mágicos.

En la segunda mitad, el Villarreal retrocedió un paso y el Nápoles dio un paso al frente. La entrada de Cavani por Sosa le dio un nuevo aire al equipo y el uruguayo tuvo el 2-2 en un derechazo que impactó en el poste. Recibió solo, escorado a la derecha, armó su cuerpo y soltó un latigazo que no fue gol gracias al palo. Igual que en un corner que botó Lavezzi en el 77´ y que no fue gol olímpico gracias a la madera. El argentino a punto estuvo de marcar de corner directo. La suerte también se necesita para ganar y se alió con los de casa.

Que el Nápoles no empatara corresponde en buena medida al serio rigor táctico que imprimió el Villarreal en defensa en el segundo acto. En la primera mitad, los de Garrido adelantaron demasiado su defensa y fueron sorprendidos en más de una ocasión por la velocidad de un lince llamado Lavezzi. Tras la reanudación, lo corrigieron y este factor, sin lugar a dudas, fue fundamental para preservar la ventaja.

En la segunda parte, el Villarreal buscó la meta de De Sanctis con unos contragolpes envenenados. Nilmar rozó el gol en varias ocasiones, Cani también dispuso de una gran opción, pero el Submarino no encontró el gol de la tranquilidad. Sufrió de lo lindo y respiró a partir de cuando el colegiado reclamó el final del partido. Ahora en octavos espera el Bayer Leverkusen. La ida en Alemania, la vuelta en España. Entre tanto, a disfrutar, con triunfo incluido, del partido 100 en competiciones europeas.


Sala de prensa
Juan Carlos Garrido(Entrenador del Villarreal C.F.)

"No hicimos un partido defensivo, pero hay que saber que hay que saber atacar y también defender cuando nos obligan a ello. No quiero destacar a nadie por encima de otro pero si es verdad que Borja Valero hizo un gran partido. Dimos una gran imagen, el público disfrutó y demostramos que estamos vivos, que no estamos muertos".
Walter Mazzarri(Entrenador del SSC Nápoles)

"Fuimos superiores en los dos partidos, pero estamos eliminados. Fuimos al ataque y les jugamos como juegan los equipos españoles. En la segunda parte el Villarreal hizo el catenaccio y nosotros atacamos. Merecimos pasar esta eliminatoria, pero hemos tenido mala suerte. Cavani hizo un gran trabajo y teníamos que refrescarlo porque terminó cansado la pasada joranda"


Noticias relacionadas

El Sevilla acelera a tiempo para pasar a dieciseisavos

Los hispalenses ganan al Krasnodar (3-0) y terminan primeros de grupo

Un Betis sin puntería sale líder de Luxemburgo

Encuentro sin goles frente al Dudelange

La Federación Vasca de Fútbol aprueba solicitar su "oficialidad internacional" a la UEFA y la FIFA

Con 43 votos a favor

El CSKA deja helado al Bernabéu

Los de Solari, poco fiables, despiden con una intrascendente derrota la fase de grupos

Valencia desencadeno

Los de Marcelino ganan liberados de presión al United en el adiós a la Champions
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris