Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Baloncesto
Etiquetas:   EUROLIGA / 5 JORNADA  

El Real Madrid conquista Belgrado y el factor cancha de cuartos (56-61)

Tomic (21 puntos) se crece en territorio enemigo con Mirotic y Llull como escuderos de lujo
Rafael Merino
@RM_rafamerino
jueves, 24 de febrero de 2011, 22:39 h (CET)
Quinto triunfo de cinco encuentros. Esta formidable renta de victorias conlleva una magnífica recompensa: contar con el factor cancha en los cuartos de final. El objetivo de comienzos de temporada se cumplió en Belgrado, en el primer asalto y sin necesidad de jugárselo con el Siena en la Caja Mágica. La meta se alcanzó tras un enorme sufrimiento, donde después de una preciosista primera parte se alternó a una segunda mitad con enormes altibajos, conviviendo despistes y talento, especialmente concentrado en Tomic, Llull y Mirotic.

FICHA
56- Partizán: Kecman (11), Klobucar (6), Katic (14), Gist (4) y Vesely (15) -quinteto inicial- Jawai (6), Jerrells (0), Jaramaz (0) y Lucic (0).
61- Real Madrid: Prigioni (0), Llull (13), Velickovic (1), Fischer (3) y Tomic (21) -quinteto inicial- Mirotic (13), Carlos Suárez (0), Tucker (0), Sergio Rodríguez (10) y Begic (0)
Árbitros: Fabio Facchini (ITA), Recep Ankarali (TUR) y Luis Lopes (POR).
Parciales: 12-15; 6-18; 18-11; 20-17.
Datos: Partido correspondiente a la quinta jornada de la segunda fase de la Euroliga, disputado en el Arena Beograd (Belgrado).

Rafael Merino / Madrid

La comparecencia en Belgrado, en medio de una atmósfera bélica de 20.000 almas animando a los suyos hasta desfallecer, no será recordado únicamente como ese triunfo de contar con el factor cancha en el paso previo a la final a cuatro, sino también en comprobar cómo se las gasta Messina en los tiempos muertos cuando los vientos son contrarios a sus intereses. Su discurso durante el tercer cuarto fue antológico. Frases para la historia. ¡A ver si nos centramos en el puto partido!, ¡qué sepáis que Reyes y Suárez no puede jugar!, ¡qué si seguimos así, no nos merecemos ganar! Y, por supuesto, con esas miradas que asustan.

No era de cara a la galería. El Real Madrid lo estaba pasando realmente mal, excesivamente mal, y justamente después de mostrarse como un verdadero grupo coral durante los dos primeros cuartos. Con 30-34, Messina solicitó un receso porque sus chicos habían encajado un 16-1 de parcial en apenas 6 minutos. Es decir, en un suspiró dilapidaron los 15 puntos de ventaja recolectados en los primeros veinte minutos. Ver para creer.

El Partizán estaba creyéndose sus opciones de obsequiar con una victoria a sus aficionados. Porque hasta entonces, el Real Madrid, sustentado en un excelso Tomic, bordó el baloncesto en la primera parte. Controló el tiempo del partido, encontró cómodas posiciones de tiro, fue fuerte en la pintura y defendió como suele acostumbrar en este curso, es decir de forma muy certera. Los hombres de Jovanovic sólo encestaron 6 puntos en el segundo cuarto. Ni siquiera las gradas, el sexto jugador de los serbios, intimidaban a los blancos; éstos navegaban felizmente hacia el liderato. La mentalización fue clave para acostumbrarse a este ruidoso factor.

Reacción de casta y talento
Pero como suele suceder en esta campaña, este Real Madrid suele olvidarse de todo, colapsarse de mala manera y crearse problemas innecesarios. El Partizán, un bloque muy joven, despertó y su gente aún más. Visto y no visto, los serbios se pusieron en el partido y Messina rescató a los suyos con una bronca de época; y de resultados prósperos. Fue el momento de hombres como Mirotic y Llull, cuyas acciones positivas insuflaron aire limpio a los pulmones del madridismo. Del empate a 34 puntos se pasó a un 36-44 en el arranque del cuarto final.

Nada estaba sentenciado. El encuentro estaba muy táctico, con los entrenadores moviendo sus piezas y teniendo protagonismo. El escaso balance anotador empieza a ser preocupante en los blancos, máxime cuando esta campaña se ha caracterizado por ser un equipo con mucha solvencia a la hora de conseguir encestes. Pero estos minutos de la verdad son tiempos para los jugadores y ahí es donde estuvieron Sergio Rodríguez, magistral con unas cuantas canastas consecutivas; Tomic (21 puntos y 7 rebotes), sumando más y más puntos y acallando a las críticos serbios por su condición de croata; a Mirotic (25 de valoración) con acciones de coraje y, cómo no, a Llull (15 puntos), con velocidad e imaginación. Consecuencia: ser primeros de grupo por primera vez en la historia. Y la estadística es contundente: sólo 4 equipos han jugado una Final Four sin contar con el factor cancha.

Noticias relacionadas

Juancho cae en el duelo frustrado de los Hernangómez y Marc Gasol se impone a Mirotic

Marc Gasol y Memphis Grizzlies se impusieron a los New Orleans Pelicans de Nikola Mirotic

Octava seguida del rodillo verdiblanco (85-64)

El Betis Energía Plus apaliza por asfixia y por amplitud de rotación a un Melilla un poco disminuido, y pone una pica más de cara al ascenso

El Fenerbahçe de Ali noquea a un Barça desquiciado

Sigue sin poder tumbar el Barça Lassa

Los triples del CSKA doblegan al Real Madrid (88-93)

El excelso porcentaje exterior de los rusos (57,7%), así como la notable actuación de Nando de Colo (15 puntos), Clyburn (18) y Higgins (24), impulsa su triunfo y liderazgo en la Euroliga a costa de un Real Madrid falto de acierto y energía en el tramo final.

Nando de Colo: “El Real Madrid juega muy bien en equipo, esa es su fuerza”

El escolta francés del CSKA de Moscú será una de las grandes amenazas del Real Madrid en el duelo de Euroliga a jugarse en Madrid.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris