Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Entre todos la mataron y ella sola se murió

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
jueves, 24 de febrero de 2011, 08:08 h (CET)
Y volvemos a las andadas. Visto desde cierta distancia, lo del PSOE es repetirse como el chorizo, no importa quién comande la legislatura. Vuelven las intentonas de golpe de Estado (23F, 11M), vuelven las crisis galopantes, vuelven los muchos más del 20% de desempleados, vuelve la corrupción galopante, vuelven los desquicios legislativos, vuelven las tramas siniestramente oscuras con los etarras, vuelven los cítricos resentidos a crispar la sociedad, vuelven los enfrentamientos entre las dos Españas que tanto le interesan a ese partido… y vuelven las quiebras ficticias y/o intervenciones torticeras de Rumasa. Uno, claro, ante todo esto debe estar muy atento, porque bien pudiera ser que se equivocara de calendario, que creyera que está en los veintipocas primaveras y que quisiera hacer cosas que el cerebro acepta pero que el cuerpo no acompaña, y, obviamente, podría fracasar por incompetencia física. Pero, en fin, nada más igualito, oiga usted, y tanto más cuando los siniestros personajes de aquél saqueo de ayer, siguen en el Parlamento perpetrando semejantes daños, si bien, eso sí, coadyuvados ahora por otra generación de nuevos e impulsivos delirantes. Un pavor, vaya.

Rumasa, con la razón de medias verdades y con la sinrazón de enormes mentiras, en la España del infausto Felipe González fue expropiada por Miguel Boyer, aquel insigne socialista que, como el mejor saltimbanqui, pasó de ser el mentor del ala dura de la izquierda a la Jet-set como si tal cosa. Una expropiación merced a la cual se desposeyó de sus bienes por el artículo 33 a sus legítimos propietarios, la familia Ruíz-Mateos, para debilitar España, multiplicar trapaceramente fortunas, consolidar empresas de amiguetes y llenar los bolsillos con semejante trampa de los más deplorables carroñeros patrios y extranjeros. Los buitres más repugnantes de la sociedad se dieron entonces un festín con los despojos de Rumasa. Un saqueo que fue perpetrado con absoluta impunidad por los miembros de un partido a quien le persigue una estela de corrupción y maniobras oscuras, si no tétricas, por donde quiera que va, como si fuera un cometa maldito. Así lo sentenció el Tribunal de Estrasburgo, y, aunque nunca se acató la sentencia por parte del Estado Español por cuanto nunca pagó las cantidades que fijaron en la condena como compensación, ninguno de quienes perpetraron aquel dolo gigantesco han pasado siquiera una noche en la cárcel, no siendo así para Ruíz-Mateos, quien fue perseguido, acosado, torturado y envilecido injustamente, mientras sus perseguidores vivían a todo trapo en La Moncloa, en Villa Meona o en las Mansiones de La Moraleja.

Como consecuencia de aquel atraco supuestamente legal, pero condenado por el Tribunal de Estrasburgo, Ruíz-Mateos le reclama al Estado español, desde hace nada más que 27 años, la friolera de 18000 millones de euros, un verdadero fortunón frente a los problemas de tesorería o cash-flow que presenta el conglomerado Nueva Rumasa. Ya se sabe que la Justicia es lenta, pero esto roza la sinrazón, especialmente por cuanto, a poco que uno se fije, parecen estarse montando campañas orquestadas para poner nuevamente a la familia Ruíz-Mateos contra las cuerdas, seguramente porque ya hay más buitres que ansían las conquistas de esta familia de excelentes emprendedores. Ellos hacen los negocios, y los buitres afines a quienes comandan tan torticeramente se quedan con el beneficio.

Por una parte, les han ido acorralando cerrándoles artificialmente el grifo de los créditos imprescindibles para que un grupo de empresas de esta magnitud pueda funcionar; por otra, no les dan, igualmente de una forma dilatoriamente artificial, el dinero que el Estado les adeuda, ya que si se lo abonara el problema estaría resuelto de presente y de futuro; y por otra, desde el pináculo del poder se promueve una campaña vejatoria y burdamente orquestada a través de los opinadores y medios afines, poniendo a Nueva Rumana en la picota de los odios populares, exacerbando los ánimos de los inversores y acreedores, y degradando con mentiras crudas y duras la realidad de los hechos. ¿Cuál es el móvil para semejante linchamiento?...: por un lado, el Estado se ahorra unos 18000 millones de euros, que ya de por sí es una razón de peso, porque muerto el perro se acabó la rabia; por otro, los buitres de ayer, quienes se quedaron con los 18 bancos del grupo Rumasa, hoy podrían meterle el diente a las de Nueva Rumasa, sin duda las empresas más rentables que tiene España y de renombre internacional; y, por fin, algunos buitres amiguetes y hasta quien sabe si del propio partido, podría saltar a la Jet-set o embolsarse una fortunita inconfesable.

Visto desde cierta distancia, ya digo, lo de Nueva Rumasa es una operación de Estado como lo fue la de Rumasa o la de Banesto. Trapacera y retorcida, eso sí; pero razón de Estado. No es creíble que 27 años después no se haya abonado la deuda a Ruíz-Mateos, ni es creíble que se demonice con esta saña a quien, siendo absolutamente solvente, tiene problemas de flujo de caja por culpa de un bloqueo crediticio (como miles y miles y miles de empresas), y que para colmo lo hayan convertido en portada de diarios y telediarios con el único fin de echar sobre esta familia a las turbas de ignorantes, tal vez con el único fin de que lo linchen y que no pueda replicar. A los linchadores les sería recomendable saber hacia dónde dirigen sus odios, porque quien tiene la mano en el grifo de su dinero no es la familia Ruíz-Mateos precisamente. Que no miren al dedo que los señala, en fin, sino en quién es el dueño de esa siniestra mano.

Lo mismito, ya digo, que con Felipe González. En aquel entonces, Ruíz-Mateos dio con sus huesos en la cárcel en Alemania, primero, y en España, después; hoy, todo hace pensar que los mismos que le crucificaron van a repetir la tortura, y, como entonces, salirse con su encanto. Que se aprieten en la Jet-set, porque nuevos socios van a irrumpir con fuerza. A ver qué solteras o divorciadas de famosos hay por ahí, que varios pretendientes están buscando plaza a como dé lugar. Otros buitres afines, ya están afilándose los corvos picos y sus sucias garras para apropiarse de los restos del cadáver. RIP por Nueva Rumana. O como dirían todos esos carroñeros que han orquestado esta operación: RIP, RIP, ¡hurra!

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris