Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   Tribuna de opinión  

La religión importa: si no se comprende la fe en Oriente Próximo, no se entiende Oriente Próximo

Tony Blair, ex primer ministro de Reino Unido
Redacción
miércoles, 23 de febrero de 2011, 12:49 h (CET)
Un nuevo tipo de debate está cobrando forma. Puede girar en torno a la inmigración o el proteccionismo, pero sobre todo tiene que ver con cuestiones relacionadas con la cultura y la integración, y en conjunto es más vigoroso y potencialmente más volátil. En Oriente Medio versa acerca de si Occidente respeta de manera fundamental o no la religión del islam; y el conflicto Israel-Palestina está atrapado en él.

En Europa, versa acerca de si nuestra tentativa por integrar culturas ha triunfado o fracasado; y en la medida en que existe la percepción de fracaso, si nuestra "generosidad" a la hora de permitir la inmigración y fomentar el multiculturalismo ha sido explotada. Aquí se intuye a menudo que las naciones "anfitrionas" son injustamente explotadas por aquellos que quieren los derechos sociales occidentales pero no los valores occidentales. El desafío económico está agravando al cultural.

A la hora de confrontar este reto, la democracia y hasta el cambio económico no bastan. Hay un desafío social también. ¿Queremos sociedades que sean abiertas hacia aquellos que tienen religiones y culturas distintas a nuestras propias tradiciones; o queremos, frente a la inseguridad y la crisis económica, cerrarnos al exterior, buscar lo que algunos llamarían "nuestro interés" primero y por encima de cualquier otra consideración? Y si queremos las sociedades abiertas, ¿cuáles son las condiciones para que prevalezca esa apertura? La lección que aprendemos de forma inequívoca con gran diferencia del pasado de Europa es que cuando nos cerramos, perdemos. Y si ése fue el caso en tiempos pretéritos, cuánto más es el caso hoy en la era de vertiginosa globalización en la que las tecnologías, los medios de masas y las redes sociales están contrayendo el tamaño del mundo.

TAMBIÉN pasa lo mismo en Oriente Medio. Hay tres elementos en juego. Uno son los regímenes, aliados de Occidente a menudo, seguros de necesitar mantener un control estricto sobre sus poblaciones porque de lo contrario fuerzas radicales y por lo demás incontrolables con una forma estrecha de ver el mundo serán liberadas para sembrar el caos. El segundo son las propias fuerzas.

El tercero es un grupo de ciudadanos a los que podría llamar modernizadores. Mantienen una postura abierta, política, económica y socialmente. Deberíamos estar alentando claramente una evolución constante de esa tendencia modernizadora y muchos de los gobernantes de esa región querrían ver una evolución así.

Sin embargo, ellos operan dentro de una región en la que la religión ocupa un espacio vital de la sociedad, por no decir determinante. Pregunte lo importante que es la religión en la vida cotidiana de la población de Europa, y la respuesta rondará el 30-35%. En Oriente Medio es el 90-95%.

Si no se comprende la fe en Oriente Próximo, no se entiende Oriente Próximo En la medida en que estos cambios recientes transforman la región, la forma en que la religión afecta a esa transformación es profundamente significativa. Si la democracia trae consigo una postura abierta no sólo a la economía sino a la sociedad y la religión, ello será enormemente benéfico. Si no, por el contrario, agravará la sensación de inquietud y alienación entre Oriente y Occidente.

La parte de la política en Oriente Medio que brilla por su ausencia es lo interreligioso. Porque si la inquietud es que los musulmanes consideren que al islam le es faltado el respeto por Occidente, la respuesta es participar de un diálogo que demuestre que no es así. Esto empieza en la escuela, debería analizarse y debatirse en las universidades y debería apoyarse en un intercambio político, social y cultural.

El motivo de que la religión sea importante es que tiene que ver con mucho más que con la religión. Tiene que ver con la historia, la cultura, la tradición, la identidad, la sensación de pertenencia y de importancia. Se trata de la filosofía de la vida. Se trata del espíritu, no la carne. Si Oriente Medio da lugar al relevo político, sin cambio social basado en una mentalidad abierta hacia los otros, entonces habrá sido una revolución a medio formar y sin rematar y el cambio económico, tan vital para impulsar la situación de las poblaciones, se quedará corto de igual forma.

Tal cambio no puede llegar sin que el islam y en la práctica todos nosotros aceptemos la realidad del siglo XXI. Es por tanto nuestro deber en este momento dialogar; abrir nuestras propias mentes en lugar de cerrar; avanzar las causas de la justicia y la paz; hacer causa común con los modernizadores y darles esperanza; es su deber liderar, responder al diálogo, manifestar ese respeto e igualmente entre personas de todas las religiones y de ninguna, es un propósito compartido. Este cambio puede ser administrado con el tiempo y con atención, pero tiene que producirse.

De lo contrario, hago esta predicción. Hasta con democracia, los de Oriente se sentirán -- en el fondo -- en hostil competencia con Occidente por ver cuál es la cultura que domina. Y los de Occidente reaccionarán a esta hostilidad intuyendo que se tienen que defender. El resultado será un enfrentamiento, en el que las mentalidades abiertas se sentirán desautorizadas y las cerradas cogerán el relevo. Eche un vistazo a la historia y esos enfrentamientos siempre acaban en lo mismo. En el peor de los casos, existe la posibilidad de conflicto.

Ese es el motivo de que, aun con toda la incertidumbre y la inestabilidad del momento, deberíamos manifestar un renovado compromiso con la seguridad del Estado de Israel y la dignidad de la independencia de los palestinos. Ahora es momento de demostrar que si la paz entre israelíes y palestinos se encuentra en un callejón sin salida, hay una inmensa voluntad de eliminar el bloqueo y seguir adelante. Es hora de que nuestras ambiciones sean audaces al margen de lo difíciles que sean de realizar.

PERO AUNQUE las circunstancias de Oriente Medio puedan ser únicas, la misma necesidad de entender la importancia de la religión se puede encontrar en todos lados. En China, donde hay más musulmanes que en Europa y más católicos practicantes que en Italia, y hay alrededor de 100 millones de budistas, la fe marca las vidas de muchos. El caso es el mismo por supuesto en la India. Lo mismo se podría decir de Latinoamérica e incluso si la cifra de fieles practicantes en Europa es inferior, la importancia de la cultura judeocristiana es palpable. ¿Quién puede decir que la creencia religiosa no cuenta en Estados Unidos? ¿Un ateo sería elegido presidente? Probablemente no.

Dondequiera que mire hoy, la religión pesa. La fe motiva.

Entender la fe, a sus fieles, sus corrientes, sus estructuras, puede ser igual de importante que entender el producto interior bruto de un país, sus sectores de negocio, sus recursos. La sensibilidad religiosa es igual de importante que la sensibilidad racial o sexual. Para los políticos, los empresarios; o la gente corriente interesada, conocer la perspectiva religiosa de un país es una parte esencial de entenderlo íntimamente.

La globalización está catalizando todas estas tendencias. Cuando me piden que defina las principales características del mundo actual, les digo: su velocidad de cambio. Los movimientos, los cambios bruscos de opinión, las olas de cambio que surgen, cobran fuerza y se estrellan contra nuestras posturas o nociones preconcebidas a velocidad asombrosa. Hacemos ajustes o somos arrastrados.

El autor es el enviado del Cuarteto para Oriente Próximo y fundador de la Tony Blair Faith Foundation, que tiene como objetivo promover el respeto y el entendimiento entre las principales religiones. Es ex primer ministro del Reino Unido.

Noticias relacionadas

La posibilidad de Brexit sin acuerdo afecta a los riesgos de insolvencia

El crecimiento de las insolvencias en Reino Unido será un 14% más alto que en el caso de un brexit duro

La influencia china crece en América del Sur

La ralentización de América del Sur ofrece al gigante asiático oportunidades para expandir su influencia en la región

240.000 personas se encuentran en situación extrema da falta de alimentos en Yemen

20 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el país

Los tres eventos que marcarán lo que queda de año

En Reino Unido todavía es posible que se alcance un acuerdo antes de final de año sobre el Brexit

Crece el riesgo global de guerra comercial, descontrol de la política monetaria y volatilidad del petróleo

El último informe "Economic Outlook" descarta una desaceleración en China
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris