Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Bandera nacional

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
miércoles, 23 de febrero de 2011, 12:30 h (CET)
A cualquier noble español le debería causar tristeza, no exenta de cierta vergüenza y rabia, el contemplar en algunos edificios públicos –máxime si se va acompañado de extranjeros- la desidia, el abandono y la suciedad con que en bastantes centros oficiales de la capital, autonomías y ayuntamientos, ondea la enseña nacional.

Si la bandera es el símbolo de España, muy mala imagen damos como nación a los de dentro y a los de fuera por la incuria, abandono y desinterés que exhibimos al ver este símbolo descolorido, grasiento, sucio y a veces deshilachado, colgado de sus mástiles.

Es de suponer que alguien será el responsable de mandar, cambiar, lavar y colocar una bandera nueva o al menos bien presentada, cada vez que la expuesta se deteriora por el paso del tiempo o los agentes atmosféricos. Pues, que se lo tome en serio el responsable. No creo que a nadie se le ocurra arengar al sacrificio por la patria, en caso de peligro, ataque o servicio, a la que se trata con tan poco respeto y consideración en su enseña.

Buena ocasión para reflexionar lo que escribió W.Wilson el día de la Nación:”Lo que la bandera representa ha sido creado por las experiencias de un gran pueblo y construido con sangre. La bandera no es el símbolo de un sentimiento, sino de una historia. Representa las experiencias de los hombres y mujeres que viven a su sombra”.Sin comentario. Como colofón invito a todos los que me han leído escuchen este himno a la bandera española. Si no vibran al oírlo es que carecen de algo muy importante.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris