Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group  

El movimiento fiscal va ganando

E.J. Dionne
E. J. Dionne
miércoles, 23 de febrero de 2011, 07:59 h (CET)
WASHINGTON - Coja perspectiva y piense en la naturaleza del debate político en la capital de nuestra nación. Nunca se le ocurriría pensar que tiene lugar en un momento en que el paro está en el 9 por ciento, en que los salarios de muchos están estancados a lo sumo, y en que Estados Unidos se enfrenta a retos sin precedentes a su importancia económica.

No, actuamos como si el único problema real al que se enfrentara Estados Unidos fuera el déficit presupuestario; como si la única prueba de liderazgo fuera si un presidente está dispuesto a hacer grandes recortes a los programas que protegen a los mayores; y como si la amenaza más grave a nuestra prosperidad viniera de los funcionarios.

Coja más perspectiva y se dará cuenta del éxito que ha tenido el movimiento fiscal. No importa lo mucho que la izquierda los humille, los activistas fiscales pueden cantar victoria a la hora de alterar de forma fundamental el debate del país.

Considere todas las cosas que Washington y los medios de comunicación pasan por alto casi por completo. No se ha oído hablar mucho últimamente de la forma en que los tramposos del sector financiero intoxicaron la economía desde el principio -- y en el proceso hicieron rico a un reducido número de personas. Pero cualquier debate de los problemas causados por la concentración de la riqueza (una polémica vital de referencia en la América de Andrew Jackson o la de los dos Roosevelt) queda confinado al margen académico o izquierdista radical del debate.

No se han visto muchas crónicas describiendo el impacto del paro de larga duración sobre las vidas de la gente, ni las dificultades con las que se encuentran los chavales de clase obrera si quieren ir a la universidad.

Se escucha hablar mucho de la forma en la que el gobierno derrocha el dinero en la tercera edad, pero no mucho de datos como éste, cortesía de un informe del pasado otoño encargado por el Employee Benefit Research Institute: Las personas mayores de 75 "tenían más probabilidades que otras horquillas demográficas -- menores de edad incluidos -- de vivir con rentas iguales o inferiores al 200% del umbral de la pobreza".

Cualquier análisis de las tesituras económicas que soportan muchos ancianos se confundirá con el discurso del "avaro codicioso" promocionado para justificar hacer grandes recortes en las pensiones de Medicare y la seguridad social.

Gracias al movimiento fiscal, ahora se nos informa de que todos nuestros problemas se van a solucionar recortando programas públicos. De esta forma los legisladores Republicanos prevén el nirvana si reducimos simplemente el gasto en el programa Head Start, las becas Pell de acceso a la educación superior, la prevención del embarazo adolescente, los programas de potabilización, la educación intermedia y un amplio abanico de terrenos más.

¿Alguien cree realmente que recortar esos programas va a crear empleo o a ayudar a los estadounidenses a salir del bache? Pero hay que reconocer el mérito de los tipos del movimiento fiscal: se han quedado con la agenda política y mediática y han hecho de los recortes presupuestarios algo tan de moda como Justin Bieber hace cinco minutos.

Más sorprendente es la influencia del movimiento fiscal sobre la élite política de Washington, que parece mostrar desprecio ante los hombres y mujeres más radicales de la derecha en cuanto aparecen en Fox News, pero termina bailándoles el agua.

La semana pasada, Lori Montgomery informaba en el Washington Post que un grupo bipartidista de senadores piensa que una batería sensata de medidas de reducción del déficit incluiría elevar la edad de jubilación de los afiliados a la seguridad social a los 69 años y reformar el régimen fiscal, supuestamente para elevar la recaudación pública, recortando el tipo fiscal máximo de las rentas más altas del 35% al 29%.

Sólo una institución dominada por millonarios podría definir "sacrificio compartido" como decir a los mineros y los auxiliares que tienen que trabajar hasta los 69 años mientras se bajan acusadamente los impuestos a los ricos. Entiendo el motivo de que a los Republicanos conservadores les guste esto. Honestamente no entiendo que a los Demócratas -- "el partido del pueblo", que se dice -- se les ocurra algo así.

Los medios están llenos de tertulias acerca del "fracaso del liderazgo" del Presidente Obama. Reviste cierta verdad la crítica pero no de la forma en que se vierte típicamente la acusación.

Obama no tiene la culpa de sus propuestas presupuestarías. Pero cualquier examen justo de la información sugiere que corre peligro de perder el control del debate nacional otra vez, igual que pasó durante el estímulo y la batalla de la reforma sanitaria.

Durante su discurso del Estado de la Nación, Obama hizo una defensa encendida de que los recortes presupuestarios constituyen un programa demasiado reducido y que también es hora de que haya más competencias para la administración -- sí, más competencias -- en terrenos que ampliarían las oportunidades y fortalecerían la economía. Este argumento ha sido barrido por completo. Si la política se reduce a una guerra entre contables enardecidos y más enardecidos, Obama perderá. El país también.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris