Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

La Nikefobia del Betis

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 22 de febrero de 2011, 08:04 h (CET)
El fútbol es traicionero, sobre todo con los pobres. Justo cuando todo el mundo se hubiera jugado el gaznate por un Betis de primera, cinco derrotas seguidas han arrebatado al equipo verdiblanco su vitola de favorito al ascenso. Al Betis le dijeron que era el más guapo de segunda y se lo creyó, dejó de cuidarse y empezó a mirarse al espejo. Desde entonces ha encadenado cinco derrotas consecutivas y ha pasado de ser el elegido a uno más entre los candidatos.

Y es que la estampida de halagos vertidos en torno al equipo tras su buen papel en la Copa del Rey se ha convertido en un veneno de lo más peligroso. Los halagos, aunque sean merecidos, nunca hay que aceptarlos, porque ese es el primer paso hacia el fracaso. Así empezó el Betis a cavarse su propia tumba. En apenas un mes ha enviado al paredón el colchón de quince puntos que le colocaba con un pie y medio en primera división.

El Betis ha enfermado de Nikefobia, miedo al éxito, pánico a no lograr algo que ya estás tocando con los dedos. Porque todos dimos al Betis por ascendido al final de la primera vuelta. Existe una especie de presión invertida, que no es el miedo a fracasar por no alcanzar los objetivos, sino miedo a perderlos cuando los tienes sobre la palma de la mano. Como cuando un ciclista escapado encara el último kilómetro y empiezan a temblarle las piernas a sabiendas de que va a ganar.

En segunda división es habitual este síndrome, que en su día ya padecieron equipos como Xerez o Hércules, registrando colchones de hasta doce puntos de ventaja en la primera vuelta para luego perderlos a escasas jornadas del final. Y no es precisamente el Betis un equipo con suerte: descendió a segunda empatado a puntos con otro equipo que se salvó por tan solo un gol de diferencia, y al año siguiente no subió a primera pese a igualar a puntos con dos rivales que sí ascendieron.

Y precisamente ahora que el Betis se ha subido a la moda de cortar cabezas de dictadores, es cuando tiene que volver a hacerse grande, sin nadie que le diga cómo ser y actuar. Todavía está a tiempo de reaccionar en estas arenas movedizas de la segunda división. Sólo tiene que recuperar la humildad y la disciplina y dejar de mirarse en la clasificación.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris