Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

Trichet el grande

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
martes, 22 de febrero de 2011, 07:45 h (CET)
Adoro a este hombre. Papá Noel a su lado es un andrajoso patán. Debe de saber un montón pues sobre él recaen muchas decisiones, y sus opiniones generan norma. Trichet, Jean Claude, asegura que subir los salarios sería la última tontería que hay que hacer, y se basa en que los países como Alemania, que mejor los han controlado, son los que más éxito tienen en la reducción de paro. Según parece, los teutones crean empleo hasta en tiempos de crisis.

De la inflación, pues nada, que sí, que puede repuntar, pero que sería sólo un chichón, aunque no descarta un alza en el futuro. Y de lo suyo, de si sigue o no al frente del Banco Central Europeo, prefiere no hablar, está muy tranquilo el personaje.

Yo no sé por dónde coger al tal Jean Claude (si sé por dónde le agarraría, para que supiera lo que es pasarlas canutas). No sé si tiene o no razón en lo que afirma, no sé si lo más recomendable es continuar perdiendo poder adquisitivo, volvernos cada día que pasa más pobres, mientras unos pocos se enriquecen insultantemente. Es posible que la salida a la crisis pase por ahí, por rozar la miseria. Lo que sí que tengo por seguro es que él y los que le rodean, junto al resto de la casta política son los culpables de que yo, los que me rodean y el resto de la clase popular camine con una soga al cuello.

Ellos nos han puesto la correa, nos han atado a la ruina y nos han conducido a la crisis. Y siguen ahí, mandando, aconsejando, legislando, provocando todas las penas que estamos sufriendo, y las que quedan por venir. Son malos profesionales, ineptos gestores a los que deberíamos tirar a la puñetera calle ya, con una mano delante y otra detrás, y después exigirles responsabilidades. Pero la cobardía y el temor a perder lo poco que tenemos nos tienen paralizados. Cuando los desechos de nuestra vida desaparezcan del todo, despertaremos. Seguro. Y el Sr. Trichet y su banda bien pueden desaparecer lejos, muy lejos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris