Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Yo soy libre, todo mi tiempo es libre

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 21 de febrero de 2011, 12:10 h (CET)
La libertad es un don inalienable de todos los hombres. La verdadera libertad es aquella que se vive con plena responsabilidad. Pablo de Tarso nos da ejemplo de amor a la libertad cuando, frente al determinismo, proclamaba que “fuisteis llamados a la libertad”. Todo ser humano debe amar y defender la libertad personal. Sin libertad no podemos amar. La libertad es para amar y para servir y está vinculada con la verdad. La libertad es la base de la verdadera dignidad de la persona humana. Defendemos la libertad cuando procuramos ser coherentes con la verdad y nos esforzamos por luchar contra la esclavitud de las pasiones. También la defendemos cuando no queremos acostumbrarnos a la degradación moral y a los atentados contra la vida humana.

Los medios de comunicación son, también, verdaderos instrumentos al servicio de la libertad en la medida en que transmiten la verdad. Actúan, decisivamente, a favor de la libertad cuando ejercen correctamente su papel de creadores y difusores de opinión; son la voz de los ciudadanos frente a los poderes públicos.

Asimismo, los medios de comunicación son vehículos para potenciar la libertad de la persona, pero cuando se oponen a la verdad, al ofrecer una visión reductiva del ser humano, se fomenta el consumismo o se explotan las tendencias desordenadas, cuando se bombardea con el morbo escandaloso o se presentan como puntos de referencia de comportamientos anómalos o antinaturales, son formas de opresión.

También debemos rechazar la inmoralidad ya que es una falta de respeto a la dignidad humana. Y exigir que los medios de comunicación cumplan con su fin específico; informar, formar opiniones y entretener.

Amamos la libertad pero exigimos responsabilidad ya que deben ser conscientes, los medios de comunicación, del gran servicio que están llamados a desempeñar como difusores de la verdad y constructores de la libertad.

"¡Oh, libertad, encanto de mi existencia!, sin ti el trabajo es tortura y la vida una larga muerte", dijo Pierre-Joseph Proudhon, filósofo, político y revolucionario francés.

Noticias relacionadas

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?

Misa o culto

Los periodistas al informar sobre noticies cristianes deberían saber la diferencia existente entre misa católica y culto evangélico

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris