Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sagrario y Arca de la Alianza

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
lunes, 21 de febrero de 2011, 12:09 h (CET)
Existe un paralelismo evidente entre los sagrarios cristianos y el arca de Yavé de los judíos. Para estos, el arca era el signo visible de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Les precedía, acompañaba y abría camino por el desierto. En ese cofre de madera de acacia, recubierta de oro, había dos querubines, uno frente al otro, formando el propiciatorio, lugar del encuentro con Dios. Se guardaban dentro las tablas de la Alianza, dadas por Dios a Moisés. Ocupaba lugar preferente; 1º en el campamento y luego en el templo y solo podía entrar y tocarla el sumo sacerdote.

En el 2º libro de Samuel (cap.6) se narra con detalle el traslado del arca en una carreta de bueyes de la casa del sacerdote Abinadab y dos de sus hijos, al palacio de David, que lo acompañaba delante con cantos y bailando ante el arca. En un momento de zozobra de los bueyes Uzzá extendió su mano para que no volcase el arca y en ese instante cayó fulminado ante todo el pueblo al tocar el arca. David se irritó con Yavé por el castigo; sintió miedo y no quiso llevar el arca a su destino, sino a la casa de Obededom donde estuvo 3 meses, bendiciendo Dios a toda su casa.

Pues bien, también el sagrario es el signo visible de la presencia del Emmanuel –Dios con nosotros- en medio de su pueblo. La fe cristiana nos dice que día y noche los santos ángeles adoran y bendicen la presencia de Dios y los fieles, al pasar delante, le saludan y adoran doblando su rodilla hasta el suelo (genuflexión) o si están impedidos, con una inclinación profunda. Nadie, sino los ministros ordenados, debería abrir el sagrario ni tocar los vasos sagrados. Esta norma se presta a una seria reflexión y examen para ver el respeto y amor que sentimos los cristianos por el Dios que habita con nosotros. Responsables de posibles abusos los párrocos y buena falta hace en algunas partes.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris