Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

España necesita urgentemente una revolución a la irlandesa

Mario López
Mario López
lunes, 21 de febrero de 2011, 07:45 h (CET)
No hace falta ser experto en economía para saber que el dinero es deuda y la deuda dinero; para saber que la deuda crea inflación y que cada imposición bancaria crea deuda, consecuentemente, inflación. Por lo tanto, el sistema monetario, aparte de ser fraudulento por naturaleza al estar basdo en un dinero creado de la nada, es inflcionista. El banco, cada vez que concede un préstamo o una hipoteca está estafando al cliente, pues el dinero supuestamente prestado no consta en caja, esto es, no existe realmente. El cliente, por su parte, cada vez que realiza una imposición está creando deuda, inflación, pues sólo el 10% del dinero que ingresa se deposita en caja y el 90% restante se destinará a nuevos créditos, nueva deuda, más inflación.

Los grandes créditos del banco norteamericano, conocido eufemísticamente por el nombre de Fondo Monetario Internacional, concede enormes créditos a las clases dirigentes de países cuyas poblaciones contraen una inmensa deuda que les hunde en la más absoluta pobreza, haciendo del país un vasallo de los Estados Unidos de América. Todo esto, y mucho más del mismo jaez, es lo que hemos dado en llamar economía de mercado, gobalización y democracia. Pues contra todo esto es contra lo que hay que luchar.

Desde el poder judicial, condenando las prácticas habituales del sistema monetario que hoy actúa en la más absoluta impunidad. Y desde una ciudadanía cohesionada y concienciada, capaz de conquistar una auténtica democracia, un orden internacional justo y acabar con el hambre y las desigualdades en el mundo. Sin olvidarnos de que no es el dinero, el capital, el que crea el desarrollo tecnológico (como nos quieren hacer creer los propagandistas del ultraliberalismo) sino el talento de los hombres de ciencia unido al esfuerzo solidario del resto de los trabajadores.

España está ahora mismo sometida a la dictadura de los mercados, a la tiranía del FMI; su clase política (en el mejor de los casos) es un puro teatro de títeres y el pueblo soberano está hundiéndose en la más absoluta de las miserias, tanto económica como humana. España necesita urgentemente una revolución a la islandesa.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris