Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

'Arbolitos de Guernica'

Santiago Gonz lez
Redacción
domingo, 23 de enero de 2005, 23:59 h (CET)
El Consejo de Ministros aprob en su reuni n de ayer una pensin anual de 6.090 euros (poco m s de un milln de las antiguas pesetas) para los 'ni os de la guerra', una generacin de espa oles, con perdn, que llegaron al exilio antes que a la adolescencia y que vieron venir la edad adulta en la antigua Uni n Sovitica, Chile, M xico y Venezuela. La medida haba sido propuesta por el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jes s Caldera, que es, para que ustedes me entiendan, el Javier Madrazo del Gobierno de Madrid. Espero que Caldera no sea muy rencoroso y llegue a perdonar una comparanza que en s misma, jode, yo lo entiendo.

El colectivo de beneficiarios potenciales es el formado por los ciudadanos aut ctonos que tuvieron que abandonar Espaa durante la guerra civil, cuando a n no haban cumplido los 23 a os, que era la barrera de la mayora de edad en la legislaci n republicana. Aquellos nios eran vascos en su inmensa mayor a y su imagen estuvo presente en la educacin sentimental de varias generaciones de ni os de posguerra que nos acercamos a ellos a travs de la novela de Luis de Castresana 'El otro rbol de Guernica'. Ahora, que ya no quedan rboles en Gernika, porque el roble genuino se ha secado, tampoco quedan casi 'ni os de la guerra', 543 que se reparten entre los pases ya citados, menos los 60 que sobreviven de los que volvieron a Espa a.

Es de suponer que el Caldera del Gobierno vasco est a n preguntndose c mo es posible que se haya dejado adelantar por 'Madrid' y si a stos no les va a salir ning n grano contestatario, tipo Geureak, gastando mucho menos dinero que su departamento en las indemnizaciones a los represaliados por el franquismo. No entiende Madrazo que no estamos ante un asunto cuantitativo, que su problema es haber despertado una ilusin en muchos octogenarios y que una parte de ellos se han visto morir sin verla satisfecha, que el consejero est descrito para ellos en el inolvidable bolero de Carlos Almarn: 'que le dio luz a mi vida/ apag ndola despus'. Por lo dem s, todo justo y necesario.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris