Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los injustificados remilgos del PP

Mario López
Mario López
viernes, 18 de febrero de 2011, 23:00 h (CET)
Los dirigentes del PP se encuentran a la misma distancia de ver a su partido convertido en el hegemónico del país que de afrontar el mayor reto judicial de la historia de nuestra joven democracia. Es una situación extraña, paradójica, agridulce. La expectativa de verse dueños del Gobierno de la nación, de la gran mayoría de comunidades y ayuntamientos, les debería llevar a la euforia, pero la amenaza de acabar con un buen número de sus altos cargos en la cárcel, les perturba el ánimo. Así que entre la euforia y la perturbación, los líderes del PP van pasando las hojas del calendario, realizando declaraciones públicas que en ocasiones pueden parecer desconcertantes. Pues no deberían sentirse tan atribulados.

El propio Niceto Alcalá Zamora afirmó, allá por los años treinta del pasado siglo, que en este país ir a la cárcel no es ningún desdoro; y lo decía con conocimiento de causa. Los españoles siempre hemos sido muy liberales con la hospitalidad del penal. Pocos son los que en esta tierra han medrado sin conocer la placidez del presidio. Si de antaño tenemos ejemplos memorables, de hogaño no nos podemos quejar. Banqueros, ministros, empresarios, toreros, guardia civiles, generales, han escrito las páginas más sabrosas de sus biografías entre los muros de una celda. Modesta y recoleta, eso sí, como conviene al talento litarario.

¿Qué tienen de común Miguel de Cervantes y Mario Conde?: la cárcel; el éxito literario, también; pero principalmente la cárcel. Así que le doy la razon al presidente de la diputación provincial de Castellón Carlos Fabra. No tiene sentido que la dirección del PP haya mostrado tantos remilgos para anunciar la candidatura de Francisco Camps a la presidencia de la Generalitat de Valencia. Es el líder carismático más apoyado en la historia de las democracias occidentales, tal y como el propio Camps ha acertado humildemente a proclamar, y si da con sus huesos en la cárcel, aún habrá de ser más querido y apoyado. En este país todavía apreciamos el romanticismo. Qué coño.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris