Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Bonus

Rafael del Barco (Barcelona)
Redacción
viernes, 18 de febrero de 2011, 15:49 h (CET)
Cuando el estallido de Lheman Brothers, y otros “bonos basura” en 2008, se publicó que el UBS, Unión de Bancos Suizos, perdería unos 6.000 millones de euros. Solución, sus directivos pagarían con sus “bonus” o incentivos la pérdida. Ignoro si aplicaron la medida, me temo que sí. Pero España no es Suiza, y cuanto más pierden sus cajas de ahorros (en realidad nadie sabe cuanto pierden y que valor real tienen sus activos) más aumentan sueldos y “bonus” de sus directivos. Y CatalunyaCaixa beneficia a los suyos (800.000 € el director general nombrado por Narcís Serra) convertidos en “dueños” de la institución benéfico-social, al tiempo que se reducen un 5% los sueldos de sus empleados. Noticia de ayer en Expansión.

Dice que la entidad encargó a la consultora Hay Group… es de suponer que esa consultora no sea de su propiedad al igual que la tasadora de sus hipotecas.

El caos actual me recuerda mis treinta años cuando en una reunión de cooperativas de crédito por los años 70 insistía en que las ganancias por cualquier concepto debían contabilizarse cuando el crédito que las generaba se hubiera cobrado. Es decir, si se descontaba una letra o concedía un crédito, los intereses y comisiones cobradas se contabilizarían en la cuenta de resultados o “pérdidas y ganancias” cuando se hubiera cobrado el principal, y no cuando se abonaba la remesa al cliente o socio. Y si esa letra se redescontaba en otra institución debía aparecer en las cuentas de orden de la entidad hasta el vencimiento por el riesgo de impago.

Como digo siempre, puro Perogrullo bancario que aprendí en el Instituto Bancario y en un banco alemán, Banco Comercial Transatlántico (actual Deutsche Bank) donde he de confesar que todas las buenas prácticas contables se llevaban a rajatabla. Por comparar, cuando el IVA se paga sin haber cobrado el crédito o factura que lo genera. Ya ni comentar el caos contable de las instituciones de crédito españolas descontando en otras instituciones los créditos o letras de sus activos y rebajándolas de sus balances, y encima créditos o letras de sus propias inmobiliarias, o garantizar con esos créditos a largo plazo operaciones a corto. Total, nadie sabe cuanto en conjunto deben al exterior pues no comunicaban al Banco de España esas operaciones, y menos cuanto en puridad contable ganan o pierden. Y si añadimos operaciones de compraventa de acciones con créditos a inmobiliarias dependientes, el caos es de pura estafa.

Ni que decir tiene que las entidades de entonces tampoco optaron por la prudencia de las buenas prácticas contables, es más; en cuanto al ahora llamado “core capital” porcentaje o ratio de capital propio respecto a los activos de riesgo, entonces se fijaba en un 8% del pasivo total de la entidad, y los bancos ampliaban el capital para mantener ese porcentaje, lo que devino en otro gran fraude a favor de los banqueros entre el nominal de las acciones y su cotización en bolsa.

Los males del Sistema Financiero Español vienen de lejos, lo que ni quita ni pone para delimitar la avaricia de quienes impunes ante la quiebra propia y general continúan en unas prácticas de delictiva depredación a cargo no ya de la institución sino del país.

Noticias relacionadas

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XI)

​Quedamos ayer en que el lector repasaría los puntos 14 y 15 de la carta del prelado del Opus Dei de 2 de octubre de 2011 y hoy los comentaríamos

Honradez

Las noticias del mundo político, laboral, económico o comercial, parece que están reñidas con la honradez

Inmigración, solidaridad y generosidad

La solidaridad no se puede confundir con la generosidad

Cataluña, sin el 155, vuelta al caos anterior

Hemos entrado en una situación de trauma nacional
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris