Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Crimen en Flightcare

Ángel Ramón Pastor (Badajoz)
Redacción
viernes, 18 de febrero de 2011, 15:28 h (CET)
A principios de diciembre de 2010, en una empresa de handling llamada Flightcare (ubicada en el aeropuerto), realicé un curso no remunerado de una semana de duración sobre los diferentes cometidos a desempeñar por un trabajador de almacén.

Cuando nos llamaron por teléfono, nos dijeron que una vez realizado este curso nuestra entrada en la empresa era cuestión de días, como mucho de un par de semanas (siempre sujetos, nos dijeron, al mercado y al volumen de mercancía a manipular dentro de sus almacenes). Ocho ilusos estuvimos, de lunes a viernes y de 7:00 a 15:00 horas, tomando apuntes y visualizando vídeos. Ocho ilusos, ocho horas diarias, durante una semana gastando gasolina o tirando de bono-transportes para el desplazamiento a sus instalaciones aeroportuarias.

Pero según nos dijo un trabajador, en un descanso y en petit comité, otros ocho chavales habían recibido el mismo curso una semana antes, y otros ocho estaban en las puertas de Flightcare para recibirlo la semana entrante.

Evidentemente, Flightcare no me ha llamado. ¿Habrá contactado con algún otro iluso? ¿Tendré que esperar a las improbables mejoras del mercado laboral, a un aumento en el volumen de mercancía de sus almacenes? ¿Por qué, si este mercado laboral está muerto y el volumen de trabajo es escaso, esta empresa imparte estos cursos masivos, pareciendo sus instalaciones, por el trasiego de estudiantes, la Ciudad Universitaria?

El caso es que les he llamado y les he preguntado para cuándo mi incorporación a la empresa. Éstos, ante la falta de respuestas satisfactorias y después de algún balbuceo, salieron con la peregrina justificación de que ya me habían avisado por teléfono, renunciando yo al puesto por haber encontrado trabajo en otro lugar. Tras asegurarles que no me habían telefoneado y que seguía en paro, me dijeron que ya me avisarían más adelante.

¿Estoy yo tonto? ¿No me entero cuando me llaman para empezar a trabajar en una empresa de la que estoy esperando que me llamen? ¿Qué beneficios obtiene Flightcare cachondeándose de los desempleados? ¿Reciben algún tipo de subvención cuando presenta las firmas de los asistentes a sus cursos? ¿Algún beneficio económico por llevar a cabo tan filantrópica y efectiva formación? Aunque me niego a creer que ninguna empresa, por mucho que atienda a beneficios económicos, tenga este comportamiento delincuente.

Si ya es inadmisible que una empresa exprima a sus empleados, es un crimen que obtenga beneficios económicos a costa de los desempleados.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris