Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Antes muerto que en silencio  

Faisán podrido

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
martes, 15 de febrero de 2011, 08:06 h (CET)
No sé por donde coger la noticia. Es terrible, un atentado a la libertad, un insulto brutal para la democracia.

“La Guardia Civil señala que los cortes que tiene la cinta de vídeo que grabó el bar Faisán de Irún (Guipúzcoa) el 4 de mayo de 2006, cuando se produjo el soplo que alertó a ETA sobre una operación policial contra su red de extorsión, no son accidentales. Esta es la principal conclusión que figura en el informe que remitió el Instituto Armado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que reclamó una nueva investigación sobre ese vídeo para confirmar el análisis realizado en un primer momento por la policía, que apuntaba a agentes externos, accidentalmente o deterioro como causas más que probables. La Guardia Civil descarta que el corte haya sido accidental, situándolo en el momento de la grabación. Si esa manipulación se produjo y se llevó a cabo mientras se vigilaba el bar Faisán, la autoría recaería sobre alguno de los miembros del equipo que iba a realizar la operación policial, el mismo que después investigó el chivatazo que la frustró. La Fiscalía pidió archivar la causa y el juez Ruz ordenó practicar unas nuevas diligencias que han llevado a la nueva conclusión”.

Me hace temblar. El hedor que desprende la actuación policial alrededor del caso Faisán aleja de ella todo atisbo de legalidad. Si es cierto que se advirtió a los asesinos de que se les iba a capturar, si es cierto que los que deben defendernos de los animales les alimentan, si es cierto que el juego sucio político colaboró y promovió la traición, si es cierta nuestra indefensión, aquellos indeseables, aquellos criminales que ordenaron el chivatazo o colaboraron en el mismo, tienen que desaparecer de una sociedad a la que han atacado, tienen que pagar por su delito como cómplices de ETA. Sus manos están manchadas por la misma sangre que anega Batasuna y su brazo armado. No tienen sitio entre nosotros.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris