Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

El PSOE recurre de nuevo al ventilador de basura

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 15 de febrero de 2011, 08:01 h (CET)
Hay nerviosismo en el PSOE y en todos aquellos sectores que viven bajo su protección, como deCIU, PSC y PNV, que ya están acostumbrados a aprovecharse de él y sacarle todo el jugo posible, en beneficio de sus economías y de sus aspiraciones independentistas. Hay demasiada gente que ha medrado por pertenecer al partido, por ser simpatizante o por haber hecho méritos para lucrarse de su agradecimiento, que teme verse privada de sus privilegios ante la posibilidad de unos malos resultados electorales para los socialistas. Y es que, el PSOE, parece que no es consciente de los efectos de su errónea gestión de la crisis, su soberbia política y su manejo de las finanzas del Estado; algo que les han granjeado la desconfianza, el recelo y el despego de una gran parte de su antigua militancia; que hoy está pensando en votar más a la izquierda o hacia la derecha, como queda patente en los últimos sondeos de opinión que los sitúan en una posición de clara desventaja respecto a su principal rival político el PP.

Sin duda este ha sido el motivo de que la cúpula del PSOE haya puesto en primera fila al señor Rubalcaba, pensando que el señor ZP ya tenía agotado todo su crédito político y que un revulsivo, algo desgastado, esta es la verdad, pero con un cierto carisma entre los miembros de su partido, podría conseguir acortar las diferencias que ahora existen entre el PSOE y el PP. No obstante, no parece tan evidente que las previsiones que han hecho sobre el tirón del señor Rubalcaba se vayan a plasmar tal y como lo tenían pensado. El impasible número dos, don Alfredo Rubalcaba, ya no es aquella figura intocable e infalible que era en los tiempos de Felipe González y su desafortunada actuación en tiempos de los GAL (negó hasta la saciedad cualquier relación de la banda con el Gobierno), le restó parte del aura que lo rodeaba. No creo que, tampoco, se haya olvidado su papel en la fracasada negociación con ETA de la pasada legislatura, donde, como parece que es habitual en este señor, volvió a mentir a mansalva, negando que hubiera tal contubernio a espaldas del Parlamento y del principal partido de la oposición, pese a que luego quedó claro que sí se había producido. Sea como fuere, el caso es que los socialistas y todos los medios que los han venido apoyando (ellos sabrán el motivo por el que lo han hecho) están de los nervios ante una posible derrota en las próximas elecciones autonómicas y municipales, algo que, evidentemente, los situaría en una situación muy desairada de cara a las legislativas de marzo del 2012. Y, en vista de ello, ha empezado la gran operación de intoxicación masiva de la opinión pública, para intentar infligir el mayor daño a la credibilidad de sus rivales en las urnas.

De ahí, señores que los ciudadanos hayamos empezado a percibir una cierta densificación de la atmósfera política, algo así como este bonete de contaminación que cubre Madrid y Barcelona, de esta bruma malévola e irrespirable. La batalla, iniciada por la maquinaria de propaganda de los socialistas, ha comenzado a funcionar y de ella empiezan a surgir las trampas sibilinas de los mensajes sutiles y subliminales y la sal gorda de las cargas directas, torticeras, tendenciosas y manipuladas, con las que pretenden retorcer la realidad, vender a la ciudadanía que el PP no sirve para gobernar y que ellos, los verdaderos causantes de la embarazosa situación en la que han colocado a España, (como si no llevaran seis años gobernando, ni hayan cometido errores de niño de parvulario, ni hayan producido casi cinco millones de parados, ni hayan permitido a ciertas autonomías que intrigasen en contra de la unidad de la nación o se enriquecieran a costa del resto de los españoles), están limpios de culpa y que todo lo que ha venido sucediendo estos últimos años, a pesar de no gobernar, se le ha de achacar al PP.

Les recomiendo que sigan los telediarios de la TV1. Observen la duración de los espacios dedicados al caso Gúrtel y al amortizado caso Cañellas de Palma y compárenlos con las escuetas noticias del caso Faisán y luego vean como en el primer caso todo el reportaje se refiere a las detenciones de imputados, a las diligencias judiciales etc. y, comprueben como, cuando se habla del caso Faisán, o del escándalo de la malversación de casi 700 millones de euros dentro de la Junta de Andalucía, se limitan a ponernos las comparecencias del señor Rubalcaba negándolo todo y acusando al PP de “no arrimar el hombreo” o de estar “disgustado” por el “inminente,” fin de ETA o al señor Chávez ( el mismo que suscribió la autorización para que se entregaran 10.000.000 de euros a una empresa donde trabaja su hija, un tema en el que se debía de haber inhibido por mandato legal) para volver a insultar al partido de la oposición al que reprocha que acudiera a la justicia para que investigaran su caso de prevaricación. Esta señora locutora, Pepa Bueno, –que recibe la compensación a su lealtad al PSOE con la asignación de numerosos premios que, estos progres de la farándula y la comunicación, se conceden mutuamente, sin tener en cuenta los méritos contraídos, sino el grado de izquierdismo y sectarismo que son capaces de demostrar – parece que, con su aspecto de monja clarisa, es incapaz de matar una mosca y, no obstante, tiene la habilidad de colarnos con vaselina esta clase de mensajes con los que se pone de relieve “lo malos y corruptos que son los del PP, porque el señor Camps recibió unos trajes de regalo o el señor Cañellas ( hace de ello unos años y ya no pertenece al PP), concedió, presuntamente, la ejecución de unas obras a un amigo pero,¡cuidado!, cuando la noticia puede perjudicar a sus amigos socialistas cambia el tono, cambian los modos, cambian las imágenes y los actores, naturalmente a favor de quien le paga, el PSOE .

La sal gorda, la horterada mediática, la baladronada y la chulería corren a cargo de sujetos como el señor Blanco, que es un verdadero especialista en desbarrar y meter la pata en sus alocuciones, quizá porque no sabe salirse de su habitual sonsonete: “el PP no ha querido arrimar el hombro” o de aquello de que “el señor Rajoy no tiene ideas” o “no han presentado una sola propuesta” ; cuando la realidad es que todas las propuestas, que han sido muchas e importantes, han sido rechazadas, antes de ser debatidas, por la comisión (dominada por el PSOE) que criba los asuntos que deben debatirse en la Cámara Baja Lo que sucede es que el PSOE ha llegado al punto en el que se ha desmoronado su soporte electoral, cuando las diferencias con el PP, en cuanto a intención de voto, se han agrandado, pasando de los dos o tres puntos para situarse por encima de los siete o más, ya no es fácil volver la cosas a sus anterior estado (lo que en derecho se definiría como: Rebus sic stantibus), como si todo lo que ha venido ocurriendo durante estos tres años de crisis: paro, endeudamiento y descalabro económico y financiero, no hubieran tenido lugar bajo la presidencia del señor ZP y los ciudadanos no hubieran caído en la cuenta de que los llevan enredando y engañando desde hace tiempo, pintándoles una situación irreal y prometiéndoles trabajo, prosperidad y grandes mejoras sociales, algo que no se han producido. A cambio, la realidad les ha hecho caer en la cuenta de que, en estos momentos, seguimos sin crear empresas, sin nuevos puestos de trabajo, con más de 1.300.000 familias que todos están todos en paro y vigilados desde Europa para que el Gobierno haga los deberes que se le han impuesto para que el BCE pueda seguir comprándonos deuda. ¿Para que venga el señor Rubalcaba a decirnos que, los que denunciamos los errores del Gobierno, estamos desinformados o sólo queremos derrocar al gobierno socialista? En mi caso lo reconozco, señores, creo que lo mejor que nos podría ocurrir sería echarlos cuanto antes del poder.

Noticias relacionadas

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos

Viva La France

Han pasado siglos desde que Joseph Rouget de Lisle creará el himno de La Marsellesa que para el batallón

Dejémonos amar

Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris