Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Menores acosados sexualmente desde Internet

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 14 de febrero de 2011, 12:55 h (CET)
Los filtros alojados en Internet, para la verificación de la edad y la identidad, son escasos para garantizar un empleo seguro de la red para los chavales. Estas medidas técnicas deben combinarse con otros elementos, como la supervisión de los padres, la educación, el refuerzo de la ley y la puesta en marcha de políticas de seguridad entre los proveedores y las páginas que alojan redes sociales, si se quieren evitar problemas de acoso sexual a los que se enfrentan los niños. Éstas son las soluciones de la investigación llevada a cabo por el Grupo de Trabajo para la Seguridad Técnica en Internet, publicada en Estados Unidos.

El estudio ha sido acogido como una mejora para las empresas que trabajan en Internet, ya que reduce las amenazas de los devastadores en la red, y, en cambio, ha desencantado a los que defienden un control tecnológico más riguroso. De hecho, el equipo de trabajo, gobernado por el “Braman Center for Internet and Society”, de la Universidad de Harvard, inspeccionó los datos científicos sobre el abuso carnal a través de internet y culminó en que los niños no tienen tantas posibilidades de tropezarse con un invitación sexual.

El fiscal Roy Cooper, de Carolina del Norte, reveló que “claramente, la responsabilidad es de los padres”, aunque puntualizó que “como son las empresas tecnológicas las que están ofreciendo estos puntos de encuentro y animando a los niños a participar, ellas tienen el deber también de incluir los elementos técnicos que puedan ayudar a protegerles”. Desde que los chavales frecuentan el uso de las páginas de redes sociales se han registrado de manera progresiva los casos de acoso sexual.

Para el fiscal Richard Blumenthal, todas estas medidas suponen un paso en la dirección correcta. “En nuestro labor policial, desde las trincheras, vemos que los chiquillos siguen siendo víctimas de añagazas y caen en situaciones muy peligrosas, que algunas veces dan lugar a asaltos criminales que surgen tras contactos en las redes sociales”, afirmó.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris