Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El amor es el alma de la educación

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 14 de febrero de 2011, 12:51 h (CET)
El niño, desde el momento de su concepción, goza de toda la dignidad de la persona humana. Esa criatura tiene el derecho a la vida y a la educación. Guiar y desarrollar el intelecto son el fundamento de la tarea educativa de los progenitores.

Los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos ya que existe una continuidad entre la transmisión de la vida humana y la responsabilidad educadora. La familia tiene, por lo tanto, el deber de educar a la prole ya que es esencial, es original y primario frente a otros agentes educativos y es insustituible e inalienable, no puede ser usurpado ni delegado.

El fin de la misión educativa de los progenitores no puede ser otro que enseñar a amar a sus hijos. El amor es el alma de la educación. La meta y el motor interno de la educación es el amor de los padres hacia sus propios hijos.

La educación de los descendientes es una proyección y continuación del amor conyugal. No se puede olvidar que todos los agentes educadores son siempre colaboradores de los padres. Los padres deben educar a sus hijos en y para la libertad.

La misión educativa de los padres, más que en transmitir, se trata de contagiar el amor a la verdad que es la clave de la libertad. Por lo tanto la educación bien lograda es una formación para el uso correcto de la libertad.

Los padres deben dar un testimonio del valor de la vida, encarnado en una existencia concreta. Cuando los hijos son mayores, no hay nada que agradezcan más, a sus padres, que una educación libre y responsable. La educación de los hijos es el mejor negocio que pueden llevar a cabo los padres, es el negocio de su propia felicidad.

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos se declara que “los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. Son los progenitores y no el Estado los titulares del derecho a la formación de sus hijos.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris