Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Indignación en la ciudadanía

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
lunes, 14 de febrero de 2011, 12:49 h (CET)
Después de treinta y no sé cuantos años de “democracia”, y ahora que vamos a entrar en periodo electoral, con “municipales” y “autonómicas” y más tarde “generales”, hay una gran indignación en la ciudadanía con los políticos actuales y, en la mayoría de los casos también, con los que lo fueron hasta hace poco –y se les debería hacer ver con abstención o voto en blanco- por haber hecho que no se cumpla el deseo de poseer un sistema beneficioso y pleno de libertades como prometieron. Tanta es la lógica falta de gratitud, la decepción, que hay millones de españoles, una parte mayoritaria de la indignada ciudadanía, que cuando se le pregunta si volvería a votar la Constitución o si está a favor de esta “democracia”, muestra su rabia contra la clase política soltando un chorro de tacos elegidos de entre los sinónimos más despectivos.

Y es esa parte mayoritaria de la indignada ciudadanía, la que no olvida lo que han hecho con ella durante “la democracia” todos los que han tenido la vara de mando de las distintas Administraciones; muy excepcionalmente, dos Ex Presidentes de Gobierno y, en el caso de mi tierra (Extremadura) un Ex Presidente Autonómico de lo más “singular”. “Legítimamente”, junto al organigrama político más amplio jamás visto que, como no podía ser de otra forma, mantiene en la actualidad, y han pasado, ya digo, más de treinta años, a un sinfín de patricios que llevan esos años saltando de cargo en cargo, sobre todo, en las CCAA; y muy especialmente en la extremeña, donde al que pierde en las urnas se le premia con un cargo superior aunque la derrota se produzca aún a pesar de disponer de un amplio voto cautivo y de la mayor conquista jamás lograda del servilismo y la sumisión (las Administraciones de Extremadura gozan del más alto índice de sinecura del País, con Entes de la Junta que tienen a todos sus empleados “nombrados”). Pero, eso sí, no hasta la “cúspide”, pues a ésta sólo se llega mediante la abdicación, curiosamente, en cualquiera de las Administraciones, da igual que ésta sea Local, Provincial o Autonómica. ¡Vamos!, como si esta Región fuera, pongo por caso, “La Casa de Austria”. Y, atento al parche, lo digo con tiempo suficiente para que los ciudadanos se lo piensen: muchos Alcaldes van de cabecera para ganar, pero su sitio está decidido ya que es otro, entre ellos, probablemente, el de Castuera, donde ignoramos a quien nos van a colocar (la poca esperanza es que no sea un zascandil), aunque, que lo haga peor que el que tenemos, que dedica la mayor parte de su tiempo a viajar (con dinero público este Sr. conoce medio Mundo, incluido Afganistán), dudo que lo haya. Sólo hay que recordar, una vez más –todas son pocas- algunas de sus genialidades: un carril bici cuesta arriba –o cuesta abajo- con un 15% de desnivel; una calle en la que se tropieza todo el mundo y que se hunde y ha tenido que ser reparada en un año y medio dos veces y se sigue hundiendo; un avión de guerra –pintado para entrar en combate- para saludar a quienes llegan a este pueblo que alberga hasta un antiguo campo de concentración; las faraónicas obras en “la farola” y la “plaza de San Juan”; etc.; etc. Y menos mal que aún está por hacer –ya veremos si llega a realizarse- el famoso polígono medioambiental del sector ovino que prometió la ministra de la vivienda María Antonia Trujillo (ahora diputada en Cortes, pero que no se ha estrenado –es de las del timbre- y está a punto de terminar la legislatura) que nos habría producido, casi seguro, un ataque de risa…, y de irritación después.

De modo que, habiendo pasado ya tiempo suficiente, estos dos Ex Presidentes de Gobierno y el Ex Autonómico, aunque deberían estar “escondidos”, mayormente para que a los ciudadanos se nos olvide la pesadilla de sus mandatos, siguen estando ahí; y no sólo opinando de lo que se les viene en gana, sino, incluso, actuando por libre, sin que nadie se lo pida, como si estuvieran todavía en el cargo, o como si fueran Dioses inconmovibles de un “Olimpo” inextinguible.

Uno de ellos, quizá el más famoso del actual régimen, que ya se debería haber dejado de llamar “democrático”, preside un comité -un sanedrín, más bien- de sabios, ¡ahí es nada!, como, por otra parte, corresponde a un hombre que lo sabe casi todo sobre política…, y sobre macrofilibustereconomía. Y sino pregúntenle por las SICAVs y los SIF Luxemburgueses, el club Bilderberg o el Sr. Slim y los colegas de éste del mundo empresarial o por esa empresa “española” del IBEX-35 que le acaba de fichar, quizás porque ¿qué no haría por ella cuando estaba en el cargo?

El otro Ex de Gobierno está forrándose como asesor de aventureros y mercachifles a la vez que en gran forma física (es el rey de los abdominales) y mental, pues sus “conferencias” por el Mundo, en inglés con acento chulapo de la verbena de la paloma, son todo un prodigio sólo al alcance de los más prestigiosos premios nobel de economía… y de literatura, claro. Aunque, por desgracia, con peor suerte a la hora de eso del prestigio, ya que, ha sido catalogado por la prestigiosa revista “Foreign Policy” como uno de los peores ex gobernantes junto al Ex Canciller alemán Schröder, al Ex Presidente de Nigeria Obasanjo, al Ex Presidente de Filipinas Estrada y al Ex Primer Ministro de Tailandia Shinawatra, dentro del “top cinco”.

Y el Ex de la tierra donde, antiguamente, se sostenía que nacen los Dioses (ataviado con su americana azulona de moda y disfrutando de una millonaria jubilación plagada de prebendas que en nada se parece a la que nos quieren colocar, de la manera más despreciable y engañosa, a los demás ciudadanos), escribiendo colaboraciones periodísticas y, que yo sepa, hasta ahora, un libro. Colaboraciones y libro que, dicho sea de paso, es dudoso que haya escrito él solito, acostumbrado como está a llevar detrás un ejército del más rancio servilismo. Sin, por supuesto, haber podido evitar que las colaboraciones, generalmente, sean contestadas por alguien que domina el tema y el arte de la escritura, dado el alto grado de exasperación que producen; y que el libro, según rumores, sea utilizado para “castigar” con su lectura a los militantes que se portan mal o a los Diputados y Senadores que se equivocan de timbre.

Así, reitero, los ciudadanos estamos desilusionados con estos políticos excepcionales –y con la mayoría de los demás- de la “democracia” por haber evidenciado en sus mandatos muchos de los peores aspectos humanos: la avaricia, el egocentrismo, el embuste, la traición, la asechanza, la demagogia, la conciencia errónea, la vileza, la explotación, la abulia en el trabajo, la glotonería sin límite, la mala educación, la perversión de los principios, el odio, la intolerancia y el abuso de autoridad y, por no alargarme más, todo lo que huela a falta de sensibilidad y aprecio por los semejantes.

Por tanto, todos los demócratas y progresistas tenemos ahora la oportunidad de castigar en las urnas a los dos partidos que han dado cobijo a éstos y a tantos y tantos políticos de semejantes layas que han destrozado un País para asegurarse su bienestar y el de sus familiares y amigotes como hace cualquier dictadura. Y que no lo olvide nadie: en las dictaduras, la corrupción en las altas esferas es tan obscena y palpable como lo es la miseria de las grandes mayorías. Algo muy parecido a la corrupción que reina en las mismas altas esferas de los dos grandes partidos (“legalizadas”, en muchos casos, mediante sueldos y subvenciones para sí y para amigos y parientes y a base de “mirar hacia otro lado” en la fiscalidad de los ricos, amén de la descarada permisividad con la banca más usurera del planeta) y a la miseria que asola a un 20,8% (en Extremadura a más del ¡42%!) de los ciudadanos, record de la UE.

Además, para hacer inca pie sobre los “merecimientos” de la clase política despótica, es indignante saber que:

En España hay más de ¡100.000 personas! que viven –y muy bien- de los impuestos de los contribuyentes (8.112 Alcaldes, 65.896 Concejales, 1.206 Parlamentarios Autonómicos, 1.031 Diputados Provinciales, 350 Diputados en Cortes, 300 Senadores, 139 Responsables de Cabildos y Consejos Insulares y 13 Consejeros del Valle de Arán; asimismo, están los asesores y personal de libre designación, el mundo sindical -CCOO, UGT, USO, ETC.- y el mundo empresarial -CEOE, CEPYME y alguna otra-, las mil y una Fundación, etc., etc.)

Y que (como manifiesta Ignacio Escolar):

Cada vez se agrandan más las desigualdades sociales, cada vez hay más ricos y también más pobres.

Nuestra tasa de paro (20,2%) es similar a la de Mozambique (21%), Sudán (19%) o Iraq (19%).

En nuestro País es donde más billetes de 500 € circula de toda la UE. El 65% del dinero que circula está en billetes de 500 € (52.244 millones de €) y la mayor parte no se declara y deja un fraude fiscal de unos 16.000 millones de €. Y somos medalla de bronce en economía sumergida, con una tasa de más del 20% del PIB, sólo por detrás de Italia y Grecia.

Los altos directivos españoles son los mejor pagados de Europa (los del Ibex ganaron en el 2009, el peor año de la crisis, un millón de € de media) y sus sueldos crecen a un ritmo del 15% anual… igual que el del resto de los trabajadores.

El salario medio de España es de 21.500 € brutos al año: la mitad que en Alemania, Holanda o el Reino Unido. Pero es una media engañosa: el 63% de los españoles es mileurista o menos, por lo que no llega a 15.000/año.

España es el País de la OCDE (los 30 más prósperos del Mundo) donde el salario real perdió un 4% de poder adquisitivo entre 1995 y 2005 mientras entre 1999 y 2006 los beneficios empresariales crecieron un 73%.

España es el único lugar conocido donde los autónomos y pequeños y medianos empresarios que cotizan por módulos declaran, de media, menos ingresos anuales que los trabajadores y los pensionistas.

O como es, así mismo, insoportable:

La reforma laboral para favorecer a las empresas (a las grandes sobre todo); la reforma de las pensiones para que se forren los Bancos con los fondos de pensiones; la reforma sin reforma de la ley electoral; la fiscalidad de los ricos y las élites; el vano o nulo intento de atajar la economía sumergida por miedo a perder el voto; el despilfarro estatal, autonómico y local sin precedentes; las ayudas a fondo perdido a sindicatos, patronal, fundaciones (especialmente a la F. Ideas del PSOE o a la del Sr. Aznar y Sra. –PP- FAES creo que se llama) iglesia católica, etc.; el caminar de la educación (ver el informe Prisa…, de los que se someten al él, porque Extremadura, ¿qué estará ocurriendo?, ni siquiera es capaz de eso), la sanidad (buscando el copago para poder financiarse), la justicia (politizada totalmente en sus altos tribunales); el engaño y la traición socialista (del PSOE) que ha convertido la política de progreso en política neoliberal de desprecio por los trabajadores y los más desfavorecidos; la famosa Ley Sinde… descargas (la censura más mezquina encubierta); la desastrosa Ley del Tabaco (para “merendarse” los bares de una tacada y hacer que se tenga que esconder un 30% de los ciudadanos, y entorpecer el turismo, que ya está entrando en retroceso); que la mala gestión del funcionariado acarree cada día un 22% de absentismo; haber creado una sociedad sin valores y sólo a expensas del materialismo y una juventud encauzada al vicio y las drogas sin intención de hacer nada provechoso (un 50% de los jóvenes ni estudia ni trabaja); el adoctrinamiento y la perpetuidad política de los más zopencos en todos los ámbitos y en todas partes; la saturación de futbol (¡hasta el lunes hay partidos!) para entretener y desviar la atención de las cosas importantes que pasan, la telebasura (¡vengan toreros y pijos y pijas discutiendo como energúmenos de las idioteces de sus banales comportamientos que sólo interesan a marujas e ignorantes!) y el cine de los gringos (sin querer se sueña uno con Nicolas Gage o Morgan Freeman, están en todas); etc.; etc. Y podríamos seguir enumerando motivos para la mayor indignación hasta superar las 25 páginas de ese anciano de 93 años (no recuerdo su nombre) que ha alborotado Francia denunciando su indignación por el acontecer político en ese País.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris