Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Internacional / Alemania   -   Sección:   Internacional

Dresden sale a la calle contra los neonazis

Más de 15.000 personas contrarrestan una manifestación nazi en el 66 aniversario del bombardeo de la ciudad
Pablo Hernández Ramos
lunes, 14 de febrero de 2011, 07:59 h (CET)
El 13 de febrero de 1945, a las 22:14 de la noche, un escuadrón de bombarderos pesados de la RAF dejaba caer sus primeros proyectiles sobre la ciudad de Dresden, la joya barroca hoy capital del Estado Libre de Sajonia.

Pablo Hernández / Analista internacional

Tres horas después, más de 2.000 toneladas de bombas habían destrozado calles y edificios, siendo solamente el prólogo de un ataque que se alargaría hasta el día 15 y que provocaría la total destrucción de la ciudad, la muerte de 25.000 personas, la desaparición de otras tantas y la apertura de una herida que todavía hoy sigue un poco abierta.

Dresden lleva grabado el bombardeo en su identidad más profunda, y tradicionalmente se conmemora el aniversario del desastre con una manifestación popular que sirve a la vez de recuerdo de los fallecidos y de altavoz contra la guerra en todas sus formas. Absolutamente todos los habitantes de la capital sajona tienen conciencia de lo que el 13 de febrero significa, puesto que han vivido desde siempre en una ciudad a medio reconstruir: como dato a tener en cuenta, la restauración de la Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora), icono de la ciudad y que databa del siglo XVIII, solo llegó a completarse en 2005.

Sin embargo, el recuerdo de la destrucción de la ciudad pudo ser ensombrecido este año por una manifestación neonazi promovida por el nuevo partido ultraderechista alemán, el NPD–DV. Los herederos de la tradición nazi pretendieron apropiarse de una celebración que históricamente ha sido compartida por todos los ciudadanos, sea cual fuera su adscripción política, apelando al rechazo contra el “terror anglo-americano”. No es la primera vez que los neonazis tratan de reorientar esta conmemoración a favor de sus intereses, puesto que ya en 2005 se produjo la mayor manifestación ultraderechista desde tiempos de Hitler.

Respuesta ciudadana
Sin embargo, la ciudadanía ha vuelto a responder de manera ejemplar echándose a la calle con un doble objetivo: el tradicional recuerdo de las víctimas y el enfrentamiento pacífico frente a los ultras. Los ciudadanos han formado una cadena humana de más de 15.000 personas a lo largo de la Altstadt, la ciudad vieja, exhibiendo pancartas en las que se podían leer consignas como "No hay sitio para los nazis" o "Nazis no, gracias".

La protesta antinazi no se ha surtido solo de los elementos de ultraizquierda, enfrentados de manera “natural” a la ultraderecha, sino que ha contado con el apoyo de representantes de todo el arco político. El político de más alto rango presente en la manifestación ha sido Thomas de Maizière, ministro del Interior y residente en Dresden, quien ha afirmado que la cadena humana ha sido "una victoria para este movimiento y un fuerte voto a favor de la democracia".

No obstante el éxito de la movilización ciudadana a favor de la paz, el NPD–DV y otros movimientos de ultraderecha ya están planeando nuevas marchas sobre la ciudad, según afirma el Tageszeitung. En Dresden todavía es difícil recordar.

Noticias relacionadas

La economía de Túnez requiere reformas estructurales para acelerar el crecimiento económico

La tasa de desempleo del país supera el 15%

“Mangkhut ha golpeado a 900.000 filipinos y arrasado los cultivos en Luzon”

Falta agua en numerosas zonas de la isla debido a deslizamientos de tierra y cortes de electricidad

Las farmacéuticas privan a los países de miles de millones de dólares en ingresos fiscales

Alimentando la crisis de desigualdad y ampliando la brecha entre ricos y pobres

Agosto se convierte en el mes más sangriento en Yemen en lo que va de año

La alarma se ha activado en el marco de las primeras conversaciones que están teniendo lugar en Ginebra

Un año después, los monzones suman una amenaza a los 900.000 rohingyas refugiados

Las lluvias torrenciales amenazan a los refugios improvisados, exponiendo a 200 000 refugiados a inundaciones, deslizamientos de tierra y enfermedades
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris