Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Viscardo y Pagador

Isaac Bigio
Isaac Bigio
viernes, 11 de febrero de 2011, 23:00 h (CET)
En los países andinos se suele rendir mucho tributo a los héroes de los levantamientos indígenas de los 1870’s como Túpac Amaru o Túpac Katari o a los forjadores criollos de las independencias republicanas de 4 décadas después como Bolívar o San Martin. Sin embargo, tienden a aparecer rezagados una serie de personajes o hechos que sirvieron de nexos entre ambos procesos, dos de los cuales tenemos que recordar cada 10 de febrero. Uno es el del levantamiento del pueblo de Oruro que se dio en esa fecha hace 230 años y otra es el de la muerte de Juan Pablo Viscardo y Guzmán, el más destacado latinoamericano fallecido en Londres, ocurrida en 1798.

La sublevación de Oruro fue un acontecimiento muy importante que se dio en la misma época en que los Túpacs se levantaron en comarcas cercanas a Cuzco y La Paz. Esas insurrecciones se apoyaron en los indígenas.

Lo interesante del alzamiento de Oruro del 10 de febrero de 1781 es que éste, a diferencia del de los dos Túpac, se da en una ciudad (la más importante para la minería del Alto Perú después de la de Potosí) y en torno a una alianza entre los ricos criollos locales y los campesinos quechuas y aimaras.

Sin embargo, esta coalición no dura mucho pues los indígenas sobrepasaron a los criollos orureños. Sebastián Pagador, uno de los líderes de la revuelta, pagó con su vida dicho rebase campesino.

Unas de las razones por la cual el movimiento de los 1780s fue aplastado por la corona fueron porque los criollos les dieron las espaldas pues ellos prefirieron seguir oprimidos por los peninsulares antes que perder sus privilegios ante un desborde indio.

Los levantamientos que se dan desde 1809 en adelante fueron timoneados por los criollos quienes se aseguraron, incluso a punta de violencia, de evitar que los indígenas o los esclavos se ‘extralimiten’ (tal como pasó con los Túpacs o en la independencia de Haití de 1804).

De acuerdo a Max Harris la herencia del levantamiento de febrero 1781 en Oruro es uno de los raíces del carnaval de dicha ciudad, considerado por la UNESCO como patrimonio cultural e intangible de la humanidad, el mismo que ha servido de inspiración a los diablos y morenos de la fiesta de la Candelaria en Puno (el mayor festival peruano, el cual acaba de concluir).

Viscardo, quien vivió en Cuzco poco antes de la insurrección tupaquista, fue deportado a Europa desde donde trabajó buscando apoyo de monarquías, como la inglesa, para dicha causa. Luego fue uno de los primeros en pedir la independencia (y no solo la reforma de la corona española). Su ‘Carta a los Españoles Americanos’, que Francisco de Miranda publicó a los meses de su muerte, fue el Manifiesto que él y Bolívar anexaron a sus distintas proclamas de soberanía.

Hoy en Londres hay dos placas en honor a él, pero ningún monumento, algo por lo cual estamos trabajando.

Nota anexa - Ambas conmemoraciones coincidieron este año con la presentación de credenciales del nuevo embajador peruano Hernán Couturier a la reina Elizabeth II. Horas después él nos contaba como la monarca que más tiempo lleva en el trono en el mundo se le brillaron los ojos al sorprenderle revelándole que la residencia peruana en Londres fue la casa de su tía Victoria, quien fue la última reina española antes de la república de 1931 y también la abuela del rey Juan Carlos. Sin embargo, no sabemos si ella también le quiso dar una sorpresa al recibirle en su palacio vestida de rojo y con su cabellera blanca (como recordando a la bandera peruana) y en el día de Viscardo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris