Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Fútbol
Etiquetas:   Fútbol Internacional  

"Solo me falta jugar en la Antártida"

También desea jugar en la primera división alemana
Redacción
viernes, 11 de febrero de 2011, 12:55 h (CET)
Lutz Pfannenstiel es un portero alemán que ha jugado en los cinco continentes. Antes de repetir su hazaña como entrenador, nos cuenta sus deseos y sus historias por el mundo




Pfannenstiel en el centro, entrenando en Namibia.

SIGLO XXI

Lutz Pfannenstiel, portero de 37 años y único jugador que ha jugado en los cinco continentes -o seis, porque la FIFA dice que América Central y del Norte es un continente y América del Sur otro.

Pfannenstiel comenzó a jugar en casa, en Alemania, para el Kotzing (1991-93). Después pasó por Finlandia (Tampere, 93-95), por Inglaterra (Wimbledon y Nottingham Forest, 95-96), por África del Sur (Orlando Pirates, 96), de nuevo Finlandia (Haka, 97-98), volvió a casa (Wacker Burghausen, 98-00), Singapur (Geyland, 2000-01), Inglaterra otra vez (Bradford Park Avenue y Huddersfield, 2001-02), Nueva Zelanda (Dunedin Technical, 2002-03), Noruega (Bärum, 2003), Canadá (Calgary Mustang, 2004-05), Nueva Zelanda de nuevo (Otago, 2005), Albania (Vllaznia Shköder, 2006), Noruega (Bärum, 2007), Canadá (Vancouver Whitecaps, 2007), Brasil (Hermann Alchinger, 2008), Noruega (Flekkeroy, 2008, y Manglerud Star, 2009) y ahora, de momento, en Namíbia (Ramblers, 2010). Hace la función de jugador-entrenador. Él dice que si es el único futbolista que ha jugado en los cinco continentes, también quiere ser el único entrenador en hacerlo en los cinco continentes. Por tanto, le falta dos porque ya fue entrenador de porteros de la selección cubana y entrenado-jugador en Noruega y ahora en Namíbia, África.

Pfannenstiel, después de recorrer medio mundo tiene historias de todo tipo:

"Unos ladrones asaltaron mi casa y me lo robaron todo: relojes, ordenadores, dinero y hasta unas camisetas con mi nombre. Pocos días después, un compañeros me dijo que habían dos maories en la calle con esas camisetas. Fui a verlo y acabamos peleando. Gané la pelea, recuperé las camisetas, la policía les detuvo y además me dieron las gracias porque eran dos delincuentes peligrosos que llevaban dos años huídos"

Inglaterra. "En el Boxing Day de 2002, en el único partido que jugué con el Bradford Park Avenue, choqué con un adversario. Él me dió un tortazo tal en el pecho que me quedé sin respirar. Me declararon muerto tres veces. Me salvó la vida el médico de mi equipo ya en el hospital con la respiración boca a boca. El árbitro dejó el partido de la impresión. Pero dos semanas después yo ya estaba jugando de nuevo."

Finlandia. "¡Qué frío, terrible! Jugábamos a 30 grados negativos y una de mis pestañas se quedó congelada. De verdad!

Canadá. "En 1994 jugué en Noruega y me eligieron cuatro veces seguidas el mejor del partido. Fuí a entrenar a Milán y era un espectáculo: la ciudad, los campos de entrenamiento, el compañerismo de Maldini, Baresini y otros tantos. Cuando estaba entrenando allí, me llegó una propuesta de Canadá y me fui. El problema del fútbol de allí es que juegan en césped sintético, de baja calidad. Es un peligro constante. Si caes mal te lesionas. En siete meses, rasgué 45 pantalones."

Singapur. "La aventura más loca de mi vida. Me acusaron de corrupción porque mi equipo ganaba partidos y ellos decían que yo ganaba dinero en las apuestas. Me acusaron y me interrogaron. Adelgacé 16 kilos en los tres meses que estuve preso. La FIFA me ayudó pero salí de la prisión sin ninguná explicación, como si nada hubiese pasado. El fútbol en Asia es muy peligroso."

Como la FIFA le ayudó, aquí va la sexta historia, un regalo. Albania. "La gente está enferma. Viven el fútbol de una manera exagerada. Una cosa es Brasil, donde los aficionados nos insultan porque jugamos fuera de casa. Pero en Albani me tiraban cosas: piedras, botellas de vidrio..."

Tantos equipos después, Pfannenstiel todavía tiene dos deseos. "Querría jugado cinco minutitos en la primera división alemana y hacer un particular sexto continente, la Antártida"

Noticias relacionadas

Rubiales: "Es bueno que me llame Florentino, no llamar puede hacer que se enquisten más las cosas"

Defiende la implantación del VAR y el trabajo del Comité Técnico de Árbitros

Santi Mina rescata al Valencia con un doblete

El Getafe también estará en cuartos tras eliminar al Valladolid

Tebas: "No procede que el presidente del Real Madrid se queje al de la Federación, no es el camino"

Defiende la implantación del videoarbitraje y sus resultados en la presente temporada

La Real mantiene el 'efecto Alguacil' ante el Espanyol y se acerca a Europa

El conjunto donostiarra logró su segunda victoria consecutiva

Ceballos ajusticia a 'su' Betis

Un gol de falta en los minutos finales del exbético da tres puntos a un Real Madrid que cambió de sistema y que sufrió en la segunda parte
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris