Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

El Islam tras el nombre de varias de nuestras ciudades

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 9 de febrero de 2011, 07:49 h (CET)
En el 2008 el monseñorVittorio Formenti, director del Anuario del Pontífice, admitió ante el diariooficial del Vaticano que por primera vez en la historia el Islam había superadoa su fe en número de fieles. Según él, todas las variantes musulmanas suman1,300 millones de seguidores frente a los 1,130 millones de católicos (19.2% y 17.4% de la humanidad,respectivamente).

Ciertamente que si a su iglesia se le sumaban otrasdenominaciones cristianas, éstas llegaban a un tercio de la población mundial.El allí admitió que lafortaleza de su credo es América Latina. El español y el portugués son lasprincipales lenguas en las que Roma se esparció globalmente y hoy son habladaspor la mitad de sus feligreses.

Mientras más de la mitad de los musulmanes viven en países queantes fueron colonias británicas, francesas, holandesas o rusas, hay muy pocosmahometanos dentro de los 600 a 700 millones de personas que viven en países delengua ibérica.Si usualmente el Islam fue tolerante ante los creyentes dela biblia y las potencias centro-europeas se llenaron de dependencias einmigrantes musulmanes, Madrid y Lisboacrearon sus imperios proscribiendo al Corán.

Las monarquías españolay portuguesa fueron quienes lograron mantener la superioridad del Papa no soloante el Islam sino ante las disidencias cristianas. Por eso el Vaticano en 1494en el tratado de Tordesillas dividió al mundo a conquistar entre esas dosrealezas.Estas se convirtieron enla punta de lanza de Roma contra la Meca precisamente porque fueron las únicasnaciones occidentales que se forjaron contra la ocupación islámica (la cualduró 8 siglos) y que aún hoy no han podido librarse de tener las lenguas ytoponimias de Europa más arabizadas.

Lisboa y Madrid llevanen su nombre la influencia del Medio Oriente. La primera fue llamadainicialmente Olissipo (derivada tal vez de ‘puerto seguro’ en fenicio) y luegocuando los moros la tomaron en el 719 la bautizaron como al-Lixbuna. La segundaprovendría de vocablos árabes o mozárabes que significan ‘cauce’ o ‘matriz’.La principal obraliteraria del idioma español es Don Quijote de La Mancha (la cual es una regiónde Castilla cuyo apelativo viene del árabe ‘la’a Ma-anxa’ o ‘sin agua’).Del árabe ha salido latoponimia de numerosas ciudades y puntos geográficos de España, desde el peñónde Gibraltar, la puerta del mar Mediterráneo, hasta el mayor pico de Iberia (elMulhacén, bautizado así por el antepenúltimo rey nazarí de Granada).

América Latina, pese aser la región del mundo con menos porcentaje de musulmanes, tiene muchas zonascuyos nombres derivan del idioma del Corán. Esto se puede ver hasta en laspartes más interiores y alejadas del Atlántico.Jaén, la provinciaamazónica que Ecuador se la disputó al Perú, viene del árabe ‘jayyan’ (cruce decaravanas).

El Guadalquivir (del árabe ‘gran río’) atraviesa Sevilla en España y tambiénTarija en Bolivia. Esta última es el departamento fronterizo con Argentina delcual ha salido el presidente más electo de dicha nación (Paz Estenssoro), ycuyos pobladores, pese a su sangre quechua, se jactan de ser ‘andaluces’ (de‘al-Andaluz’, el nombre árabe de España). Guadalajara, la ciudad mexicana dondeen 1991 se realizó la primera de las 20 cumbres iberoamericanas, en árabesignifica ‘río de piedras’.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris