Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Cuando el tiempo se agota

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
miércoles, 9 de febrero de 2011, 07:44 h (CET)
Frente a las costas de Somalia ha sido desplegada una flota internacional como nunca antes se vio, con la excusa de combatir a unos pocos y desorganizados piratas que, en el más optimista de los casos para ellos, les ha producido su delincuencia unos beneficios de no más de 30 millones de euros en rescates. Una flota internacional, la desplegada en el Golfo de Aden, en la que participan países que nada que tienen que ver ni en la lucha contra la piratería o en la protección de sus pesqueros, y en la que incluso han sido desplazados por las diferentes Marinas potentes aviones especializados en la guerra electrónica… ¡y hasta en la guerra antisubmarina! Algo absurdo y desproporcionado, contra la argumentación oficial de los mandos de la Operación Atalanta, por cuanto no parece coherente movilizar tales ingentes recursos para combatir pequeñas pateras cargadas de corsarios que cuentan con poco más que armas ligeras, y tanto más cuando esas Marinas ni saben siquiera qué hacer con los piratas cuando capturan por casualidad a algunos de ellos, porque no hay jurisdicción que los afecte y Somalia es un Estado fallido. Un despliegue, en fin, que a todas luces no parece obedecer a las razones esgrimidas oficialmente.

Esta semana pasada todos los jefes de legaciones diplomáticas y consulados de los EEUU fueron convocados en Washington para una reunión especial con Hilary Clinton. Los asuntos que pretenden tratar, según la nota oficial, tienen que ver con la coordinación de la política exterior del Imperio, los desafíos globales a los que se enfrenta y mandangas por el estilo, no faltando, claro, quien argumenta tal inédita concentración de embajadores y cónsules para evitar filtraciones a Wikileaks. Obviamente, nadie en su sano juicio puede creer que por primera vez en la Historia se concentren todos los responsables exteriores del Imperio (más de 280 altos funcionarios que representan a EEUU en 160 países) para simplezas semejantes.

Nos hemos acostumbrado tanto a la mentira política, a que los poderes determinen qué se le puede contar a la población o qué no, que, invocando el siempre manido recurso del Asunto de Estado, la población ya acepta lo que de sobra saben que es mentira como algo natural, o como si estuviera conformada por estúpidos que precisan ser tutelados. Queda claro, adempero, que ni lo del Golfo de Aden tiene nada que ver con la piratería, ni la reunión de los mandatarios de las legaciones norteamericanas reunidas en Washington tiene nada que ver con los contenidos oficiales publicados.

Ambos casos, junto con otros que no son menos llamativos (la presencia potencialmente ocultada del Planeta X en nuestro sistema solar y su influencia en la Tierra, la explosión presuntamente acaecida hace 590 años de Betelgeuse y la alteración que está produciendo en la ionosfera terrestre -además de en el Sol y otros satélites y planetas circundantes-, el potencial hundimiento de Indonesia, Filipinas y Australia, el incremento desmedido de la actividad sísmica y volcánica en todo el planeta, etc.), se verifican curiosamente desde un tiempo a esta parte, levantando una polvareda de especulaciones aparentemente desquiciadas que, como consecuencia del absurdo que esgrimen las notas oficiales para justificar estos sucesos, comienzan a tener una base más que racional para creer en ellas. Y, en ese contexto, los dos casos relatados más arriba no son sino síntomas del mal que padecemos, o, más propiamente dicho, del que podremos padecer en breve.

Respecto del primer caso, para comprender las raíces profundas del porqué hay que remontarse a la aparición de un agrograma en Willton Windmill, Inglaterra, en mayo de 2010, en el que en código ASCII se describe el Teorema de Euler [e^(i)pi+1=0], al que se le superpone el de Euler/Fibonacci [e^(phi)1=0], y el que además contiene una curiosa cuenta atrás [3(2010), 2(2011), 1(2012)=0]. Resumiéndolo mucho, porque un artículo de opinión no debe ser excesivamente extenso ni erudito, la comunidad científica que lo estudió, realmente sorprendida, no puede sino admitir que se trata de una advertencia de la próxima apertura de un portal dimensional, de un salto al origen o al no-tiempo, el cual ya nos está afectando y cuyas consecuencias, como es fácil suponer, no están al alcance de nuestra comprensión. Algo que podría parecer curioso o incluso preocupante, si es que apenas unos meses después de la aparición de este agrograma no hubiera aparecido en la costa de Yemen, junto al Golfo de Adén, otro pictograma prácticamente idéntico al de Willton Windmill, en cuyo entorno marino, además, se están verificando ciertas aberraciones electromagnéticas que sí que justificarían, debido a que desconocemos por completo su alcance, la presencia de todo ese potencial guerrero naval que ha movilizado el mundo bajo la falsa bandera de Operación Atalanta.

Por otra parte, el repliegue estratégico militar que planifica EEUU, el cierre de sus fronteras con leyes migratorias contrarias a los programas de Obama y la implantación de medidas masivas de contingencia civil… anómalas, digamos, para un tiempo de paz, justificarían sobradamente el desconcertante encuentro en Washington de los embajadores y cónsules de EEUU de todo el mundo. La cuestión por resolverse, naturalmente, es qué instrucciones sobre las estrategias a seguir se están impartiendo en realidad. Y, si a todo ello le añadimos las faraónicas iniciativas que se están llevando a cabo en distintos lugares del planeta para preservar semillas (Cúpula del Fin del Mundo, Noruega), o la construcción de refugios/ciudades subterráneos a grandes profundidades (entre 2 y 6 km) en numerosos países, es todavía más difícil de comprender qué se está preparando exactamente, aunque podemos inferir que no se trata de nada bueno y lo cual, desde luego, los Gobiernos están ocultándoselo a la población. La reunión de Washington, a todas luces, no es sino un indicio de que ante una eventual imposibilidad de ocultar por más tiempo lo que se avecina, probablemente porque los hechos o sucesos muy pronto serán evidentes para todos, están implantando una estrategia de confusión para evitar el pánico generalizado, ya sea mediante la desinformación o mediante el desvío de la atención hacia causas… especiales pero normales. Con estos datos, muchos entenderán el porqué de la crisis que insistentemente he dicho desde esta y otras columnas que jamás existió.

Hace un par de años escribí una novela que titulé Tetragrammaton sobre todo este asunto (por entonces no habían aparecido los agrogramas de Willton Windmill ni el pictograma del desierto de Yemen, pero sí estaban en una fase muy avanzada de construcción esos refugios/ciudades subterráneas en muchos países, incluida España), la cual, más que la novela de aparente ciencia-ficción que parece ser, era el anticipo público de lo que ya se preveía en ciertos canales no oficiales.

El poco tiempo que resta para verificar la realidad de todo esto, corroborará lo acertado o equivocado que estaba, aunque, con seguridad, si llegaran a darse los acontecimientos como preveo que se verificarán, dará lo mismo. El tiempo, de todos modos, se está agotando.

Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris