Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Entrevista  

"Muchas veces la dignidad de una joya es totalmente independiente de su precio"

Jordi del Toro, joyero
Teresa Berengueras
@berealsina
martes, 8 de febrero de 2011, 12:41 h (CET)
Algunos teóricos de la ciencia económica hablan en manuales y artículos de las épocas de crisis también como tiempos de oportunidad, la vida es dura cuando la coyuntura económica no es favorable pero también puede suponer una ocasión para posicionarse en los primeros lugares de salida cuando llegue el momento en que la economía vuelva a alzar el vuelo. Es tiempo de emprendedores, de gentes que no se arredran ante la adversidad y poniendo al mal tiempo buena cara se lanzan de cabeza al proceloso mundo de los negocios. Uno de estos emprendedores es Jordi del Toro un profesional de la joyería que hace un año abrió tienda en la calle Santaló de Barcelona. Jordi, elegantemente vestido, como en él es habitual, nos recibe en el coquetón sótano de su local para hablarnos de cual ha sido su camino hasta llegar a poseer negocio propio y de la situación actual del mismo.




Corazón con el signo de la paz y collar de ágatas.

Teresa Berengueras-Rafa Esteve Casanova / SIGLO XXI

Por su parte, Jordi podría pasar por una persona con linaje aristocrático, además la partícula “de” en su apellido nos hace preguntarle por el origen del mismo ya que aunque él ha nacido en la comarca del Vallés lleva un apellido con pocas o nulas raíces catalanas

Nunca se me ha ocurrido investigar a fondo su origen, es, como tantos otros, un apellido centenario, mi familia es de origen murciano, concretamente de Caravaca

Como tantos catalanes también Jordi del Toro tiene antepasados procedentes de la emigración

Mi abuelo fue uno de los primeros emigrantes que llegaron a Sabadell y trabajó en la construcción de la línea del ferrocarril. Mi padre llegó de niño a Sabadell, donde con el paso del tiempo tuvo una pequeña empresa textil, confeccionaba tejidos. Yo nací en Sabadell, en la Creu Alta, que entonces se consideraba el centro neurálgico de esta ciudad.

Nieto de emigrante, hijo de pequeño industrial textil y finalmente joyero, sabemos que antes de llegar al mundo de las joyas también pasaste por otro oficio que nada tiene que ver ni con el textil ni con la joyería

La peluquería ha sido una tradición en mi familia, mi abuelo fue peluquero, mi padre fue también peluquero y yo también hice de barbero un tiempo, teníamos barberías para hombres, nuestra familia tuvo establecimientos en Caravaca y en Sabadell, todavía hoy hay peluquerías con el nombre del Toro aunque mi familia no tenga ya nada que ver.

UN JOVEN INQUIETO CAMINO DE CHINA

Hay un momento en tu vida en que eso que llaman vocación te lleva hasta el mundo de la joyería, y a pesar de que en tu familia no existe tradición en este negocio tú comienzas en él desde muy joven

A los 17 años estando en tercero de BUP colgué mis estudios, fui a la Escala y conocí a una pareja de gays que me acogieron como a uno más de la familia, siempre digo que para mí fueron como otros padres. Entre otros negocios tenían una empresa de joyería y comienzo a trabajar con ellos, me tratan como si fuera un hijo y comienzo a conocer el mundo de la joyería y de la relojería. Me emancipo, dejo la casa de Sabadell y vivo en La Escala. En esta época yo tenía ganas de conocer mundo, era una persona muy inquieta y después de estar tres meses en Ibiza con mi nueva familia decidimos viajar a China, yo estaba en edad militar y no era fácil para mi viajar al extranjero ya que tenía la mili muy cercana y para salir tuve que pedir un permiso al Ejército y así fue como puede conocer China.

Hoy China es una de las principales potencias mundiales, es un país que está de moda y al que cada año viajaban miles de occidentales tanto como turistas como para hacer negocios, pero en aquellos momentos viajar a China era una verdadera proeza. Seguro que te encontraste con un país totalmente diferente al actual, con un contraste de costumbres y dónde alguna cosa aprendiste

Llegué a China cuando apenas se habían abierto las fronteras, todavía las mujeres andaban con pasitos cortos y lentos, casi no podían caminar pues como es conocido, y yo lo constato, llevaban los pies vendados, en Shangai la gente nos miraba por la calle, nunca habían visto un occidental y costaba mucho adaptarse a su cultura y a su idioma, hablar chino no es posible, porque tú aprendes chino y a lo mejor sólo te comprenden en la parte donde se habla la variedad mandarín y no en los otros lugares , y llegar a escribir en chino es tarea casi imposible para nosotros.

En tus visitas a China cómo has podido apreciar la evolución de las gentes de aquel amplio país

Son los reyes de las copias, copian aquello que gusta a los occidentales, las hacen a la perfección y hay una población china con alto poder adquisitivo y se vuelven locos por las marcas, el marquismo les puede, la gente joven de clase media sólo quiere productos de marcas. Los chinos, y también los indios, de una cierta posición cultural quieren ser o parecerse lo más posible a los occidentales en algunas cosas.

China al parecer es un país que enamora y muchos de sus visitantes suelen repetir visita

Yo he estado tres veces y siempre he visto cosas interesantes y bien distintas pero su cultura me supera, incluso estuvo un tiempo aprendiendo chino con un profesor nativo pero al final te das cuenta de que aprendes mucho pero que sólo te sirve para una zona, no es como aprender inglés, no, es tan distinto, pero muy interesante de conocer de manera lo más cercana posible.




Pendientes largos con diamantes
y perlas.


COMIENZOS EN LA JOYERÍA

Volvamos a tus principios en la joyería, a La Escala donde comenzaste en este oficio y donde vivías

La única joyería conocida que en aquellos momentos había allí era en la que yo trabajaba que era de mi familia, en La Escala sólo había trabajo una temporada al año, para seguir trabajando fuera de temporada me fui por poco tiempo a Girona, pero mi casa seguía estando en La Escala, hacia todos los días cuarenta kilómetros en coche para ir a trabajar, iba en coche ya que a los dieciocho años ya tuve carnet de conducir.

A Jordi se le queda pequeño el mundo de la tienda de La Escala y continúa su aprendizaje de joyero en otros ámbitos laborales

Estuve de vendedor en El Corte Inglés de Girona, fue una época muy divertida, me gustaba lo que hacía y me lo pasaba muy bien, pero me llamaron de Bazar el Regalo para que trabajara en la joyería Kyoto instalada también en Girona, allí ya fui como encargado, éramos trabajando cuatro chicas y yo, también fue una muy buena época, yo ya tenía iniciativa propia y quería realizar mis propias piezas y conocer mejor el oficio, para ello compaginaba el trabajo acudiendo a un taller para practicar y aprender más cosas, allí comencé a hacer pequeñas piezas, era la manera de que supiera cuánta capacidad podía tener para llevar adelante mi oficio.

Cuando estás trabajando y aprendiendo te llega otra oferta laboral

Pedro Quera, uno de los mejores joyeros y conocedores de relojes de Girona, me llama para que vaya a trabajar con él, quería que fuera su mano derecha, se me abre de nuevo el mundo para lo que yo quería hacer de verdad en la vida y trabajo con ellos, me tratan muy bien y aprendo mucho, me dejan ser creativo en el trabajo y aceptan propuestas e ideas, fue una prueba fantástica y aprendí muchos de ellos. Después de Girona vengo a Barcelona adonde me llaman de Chaumet para que venga de director de la tienda en Barcelona.

Dejas La Escala, dejas Girona y te asientas en Barcelona

En realidad mis raíces siempre están presentes, para mi La Escala siempre será mi casa, también Girona, donde trabajé tantas horas y aprendí tanto de mi profesión, es cierto que estar en Barcelona para realizar un trabajo creativo es importante y más cuando te llaman de una empresa conocida en todo el mundo y con unas joyas maravillosas. Anteriormente siempre he estado aprendiendo y cuando llego a Barcelona estar en Chaumet significa mucho pues es una empresa conocida internacionalmente.




Collares de Jordi del Toro rubí con cuentas de plata.

LLEGADA A BARCELONA Y DE ALZAR EL VUELO CON TEMPS DE LUXE

De cualquier forma no estás quieto y te vas a Santi Pamies

Santi Pamies me llama cuando abre su tienda en la Diagonal de Barcelona, llega de Reus donde tiene tiendas muy acreditadas y con una amplia y selecta clientela, en Barcelona abre tienda en un edificio emblemático, modernista, voy de vendedor y es allí cuando hago mis primeras piezas que llegan al público, pero no llevan mi firma y es normal, yo estoy contento de hacerlo así, en Santi Pamies tengo libertad absoluta para trabajar, tenemos una excepcional relación y tanto Santi como su hijo son dos personas de las que se aprende, tienen una clientela entendida, eso es muy importante.

Llega el momento de volar sólo y en plena crisis te lanzas a montar tu negocio, Temps de Luxe, en la calle Santaló, con unas ideas muy claras

Cuando me voy de Santi me dije o lo haces ahora o nunca, creas ya tu propio negocio o ya no llegas a tiempo, dicho y hecho, hice un estudio de mercado, no tenía dinero para abrir una joyería en el Passeig de Gràcia y encontré este espacio donde, debido a la actual coyuntura, el precio del alquiler estaba a mi alcance, es difícil sacar adelante una empresa, no voy a decir lo contrario pero estoy en el lugar que quiero y estoy sacando adelante mi sueño.

Hablas de un sueño y una forma de realizar este sueño, ¿cómo es? ¿Puedes concretarlo?

Yo quería tener en esta tienda las piezas de mi creación, soy una persona impulsiva que está las 24 horas del días pensando ideas, pienso y las hago, pim-pam-pum, es mi manera de trabajar, quizá esta es la razón por la que no tengo muchas piezas iguales, pienso, creo, y como sigo pensando nuevas ideas la siguiente pieza ya es distinta, eso, de todas formas, no me preocupa, creo que a los que tenemos espíritu creador nos pasan estas cosas. Por otro lado mi intención y la llevo a cabo era tener mi joyería y mi relojería porque me gustan los relojes y en mis inicios crecí con ellos y también tuve claro que si trabajo debo ganar mi sueldo, pero sin pasarme, por lo tanto mis piezas tienen unos precios asequibles.

Te adaptas a los momentos que estamos viviendo

Claro, es un hecho, pero además a mi me gusta este trabajo y tengo que trabajar para vivir por tanto no voy a ir en contra de mi negocio, a una pieza de mi creación no le pongo en el precio mucho más del valor que tiene. Hay creadores que trabajan sólo para ganar dinero y me parece lícito, pero no es mi manera de ser, a mi me gusta hacer lo que hago y que la gente que lo ve y le gusta se lo pueda poner y esté contenta, si resulta que tengo mucho éxito y vendo mucho, mejor, pero voy pasito a pasito, además no estamos en tiempos de tirar cohetes, lo vivo todos los días. Es muy duro salir adelante.

En el sótano de Temps de Luxe hay un viejo mueble de los que usaban los linotipistas para guardar las piezas de plomo con las que componían las frases que después se imprimirían. Rebuscando en sus cajones siempre se encuentra sorpresas, desde joyas de 30 euros hasta otras de precios más elevados

No por valer una joya 30 euros quiere decir que venda algo falso, todas las piezas de mi casa son hechas por mi o por proveedores que conozco de años y que merecen mi absoluta confianza. Quiero ofrecer a mis clientes un amplio abanico de posibilidades económicas a la hora de comprar una joya. Muchas veces la dignidad de una joya es totalmente independiente de su precio.

Jordi del Toro suele visitar tres o cuatro ferias de joyería cada año, es una buena manera de estar al día y conocer las novedades del sector. Ahora acaba de llegar de Italia viendo las nuevas tendencias en joyería

He estado en la Feria de Firenze, es una feria interesante y para llevar adelante una empresa como la mía tienes que viajar durante el año para ver las novedades, ahora lo que es más tendencia son las bolas de pavés de brillantes, también con zafiros de colores, azules, naranjas, ágatas de colores y lo más de lo más son los brazaletes de macramé, también vuelven los camafeos, en estos momentos es lo que la gente demanda.

Estamos a cuatro días de la Fiesta de San Valentín, ¿la gente celebra esta fiesta comprando joyas?

San Valentín es un invento de los grandes almacenes, puede, que con ese motivo, ellos vendan alguna pieza, algún detalle, pero en mi caso y por mi experiencia la gente no compra por San Valentín, mi acicate para este día es montar el escaparate, es buscar un cambio, eso es en lo único en que se nota San Valentín, personalmente creo que si quieres a una persona no esperas una fecha señalada por los almacenes para hacer un regalo, todos los días son buenos. Además también creo que la historia de San Valentín se la inventaron para superar la cuesta de febrero.

Hay joyerías que exponen corazones para vender en el día de San Valentín

Yo también pongo corazones en el escaparate y los tengo en la tienda, pensad que hay muchas personas que hacen colección de joyas en forma de corazón, pero una cosa es que gusten estas piezas y la otra que se compren corazones sólo el día de San Valentín, el amor no tiene un día, ni señalado en rojo ni en nada, el amor se fomenta todos los días con una relación lo más equilibrada posible y se compra cuando se puede, cuando se quiere, sin necesidad de días especiales.

La noche ha caído sobre Barcelona, la charla con Jordi del Toro ha sido larga y amable, rodeados de joyas y de una amplia colección de excelentes relojes, también los hay para coleccionistas, recogemos nuestros bártulos, tomamos una copa de cava con el joyero y enfilamos el camino de casa desde la calle Santaló, más arriba de la Diagonal, mientras Jordi y sus empleadas van recogiendo las joyas para ponerlas a buen recaudo, mañana será otro día, Jordi volverá a levantar la persiana de su tienda y sus clientes podrán volver a disfrutar viendo y comprando las creaciones de este joyero que ha tenido la valentía de ser un emprendedor en época de crisis, hace poco celebramos el primer aniversario de esta joyería, esperamos que sean muchos más los que podamos brindar junto con Jordi por la buena marcha de su negocio.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris