Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   The Washington Post  

Lecciones de nuestro momento egipcio

E.J. Dionne
E. J. Dionne
martes, 8 de febrero de 2011, 07:54 h (CET)
WASHINGTON - A la luz de los históricos acontecimientosde consternación vividos en las calles de El Cairo, no es sorprendenteque un acontecimiento verdaderamente notable pasara desapercibido entrela actualidad sin apenas un gesto.

En votación unánime a mano alzada el jueves pasado, el Senado aprobó unaresolución impulsada por John Kerry y John McCain que invita al Presidenteegipcio Hosni Mubarak a dejar el poder en manos de un gobierno provisionalcomo parte de una transición pacífica hacia la democracia.

Es fácil ser cínico con esto como simple política buenista. El presidente,no el Senado, marca la política exterior, y anunciar una meta es muchomás fácil que hacerla realidad. Pero esto no debería de distraer de lodiferentes que han sido las respuestas americanas a los acontecimientosvividos en Egipto de nuestras respuestas a casi cualquier otra cuestión.

Observe que mientras Kerry y McCain estaban haciendo su labor bipartidista,los Republicanos del Congreso y los jueces conservadores trataban de tumbaruna reforma sanitaria producto de dos años de lucha y debate legislativo.

Sí, se produjo un momento minúsculo de bipartidismo cuando el Senado accedióa derogar ciertos requisitos fiscales de la agencia tributaria contenidosen la reforma que las dos formaciones decidieron considerar demasiado exigentes.Pero fue la excepción a la norma de la ideología, el partidismo y las posesde cara a la galería en materia sanitaria.

Deberíamos estar celebrando un diálogo constante en torno a cómo poderllevar la protección sanitaria de la forma más eficaz a todos los estadounidensesy cómo se puede mejorar la reforma del año pasado. En lugar de eso, losRepublicanos se desharían de lo que tenemos ahora sin implantar nada ensu lugar.

De igual forma, hubo resoplidos en torno al déficit presupuestario. Loslíderes Republicanos de la Cámara propusieron 32.000 millones de dólaresen recortes en los programas nacionales a los próximos meses. La cantidades irrisoria a la luz del alcance del problema fiscal a largo plazo denuestro país. Aún así, dado que se concentran en un número limitado deprogramas nacionales, estas reducciones del gasto podrían causar dificultadesenormes en el funcionamiento básico de la administración pública.

Pero mientras los ideólogos conservadores se nieguen a reconocer que elequilibrio fiscal va a exigir subidas tributarias en la misma medida quedisciplina fiscal, no puede haber diálogo racional en torno a cómo avanzar.

¿Qué ha cambiado el debate de Egipto? Más allá de cuestiones estructurales,vale la pena destacar que Kerry y McCain son los dos patriotas que defendieronsu país en conflicto y que han construido vínculos personales por encimade sus diferencias filosóficas. Los vínculos tan personales son cada vezmás infrecuentes en el Congreso.

Y los acontecimientos de Egipto han transcurrido con demasiada celeridadpara asentar diferencias ideológicas. Tanto los conservadores como losprogresistas se dividen entre defensores de los derechos humanos que creenque Estados Unidos debió haberse distanciado del régimen de Mubarak hacemucho tiempo y realistas que temen que una administración post-Mubarakpueda ser hostil a los intereses estadounidenses.

Al plasmar los instintos tanto realistas como democráticos -- o, a losojos de los menos diplomáticos, al no tomar parte por ninguno de los dos-- la administración Obama viene construyendo gradualmente un consensotras la idea de que respaldar a las fuerzas democráticas de Egipto es lomás realista que hay que hacer, puesto que los días de Mubarak están contados.Ese acuerdo está recogido en la resolución Kerry-McCain.

También ha habido una cierta dosis de humildad en las dos formaciones apropósito del significado de la rebelión egipcia. Hay por lo menos ciertaaceptación de los límites de la capacidad de Estados Unidos de influenciarel rumbo de los acontecimientos, y también un cierto reconocimiento honestode que nadie sabe realmente dónde va a terminar este levantamiento popular.Por una vez, los políticos de las dos formaciones también son sincerosentre sí y con el país al hablar de cómo una situación concreta nos planteaun cóctel de oportunidades y peligros.

Y observe el silencio que vienen guardando a propósito de todo esto lospolíticos cercanos al movimiento fiscal. Ellos no tienen nada que decirporque su arrolladora ideología anti-gobierno -- centrada más en la Américaque ellos imaginan que existía en 1787 que en el mundo que existe realmenteen 2011 -- no ofrece ninguna orientación a efectos de lo que debe haceruna potencia global en circunstancias de esta suerte. (Eximiré de estacrítica a los libertarios que son realmente anti intervencionistas convencidos,incluso si mantengo discrepancias con su opinión).

¿Sacaremos algo de todo esto acerca de los límites de la ideología, elvalor de la humildad intelectual y el hecho de que las decisiones políticasson difíciles porque el mundo no es ni tan simple ni tan sumiso a nuestrosdeseos como nos gustaría que fuera? Lo sucedido durante la última décadada escasas razones para tales esperanzas. Nuestro momento egipcio deberíaser un referente. Va a ser más frecuente que un descanso.

Noticias relacionadas

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos

Viva La France

Han pasado siglos desde que Joseph Rouget de Lisle creará el himno de La Marsellesa que para el batallón

Dejémonos amar

Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris