Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Comulgar con ruedas de molino

Jordi Pausas (París)
Redacción
viernes, 4 de febrero de 2011, 15:41 h (CET)
Guardo un cabal y brillante artículo de Javier Marias titulado "La idiotez de no saber por qué" que sigue siendo de primerisima actualidad .Leemos lo que sigue: "Cuando visito un museo, mi paso se acelera al llegar a las salas de lo que se suele llamar "arte contemporáneo", es decir, a grandes rasgos, el producido entre 1965 y la actualidad (...) He visto suficiente arte a lo largo de mi vida como para crearme ahora inseguridades" ("El País Semanal", 8-2-09)

El proceder del articulista es muy parecido al de otras muchas personas que aprecian en gran medida el arte, pero que no acaban de comulgar con los preceptos establecidos en tales museos, que viven en la mística de presentarnos la abstracción, o sea, cosas más o menos afines a las artes decorativas, pero desligadas de lo que en Occidente se entiende como arte pictórico. Es una obviedad que el mundo grecorromano al que pertenecemos siempre ha ido de la mano del arte figurativo, y aún hoy, aunque oficialmente no sean percibidas, las artes figurativas se siguen desarrollando en concordancia con el espíritu del momento que nos toca vivir. Es una obviedad que el arte pictórico actual - o sea, el arte figurativo- es tan "contemporáneo" como lo es el arte decorativo -abstracto y derivados- o el cine y el teatro. El embrollo nace de que nos presentan las artes decorativas -para las cuales existen museos idóneos- , como si de arte pictórico se tratara. Es una confusión lamentable, rayana en el infantilismo, ya que es una realidad la existencia del arte pictórico propiamente dicho en nuestro período histórico, el cual se sigue excluyendo y despreciando con el ditirambo de que "está superado" y por lo tanto no se ha de considerar como " arte contemporáneo".Hasta cuando prevalecerá tal absurdo, impropio de una sociedad madura, libre y democrática?. Mientras tanto, el equívoco continúa con el beneplácito tácito y el apoyo moral y económico económico de las instituciones que parecen encantadas con los esoterismos de los grafistas y diseñadores que nos son presentados como abanderados del arte pictórico....

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris