Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ha sabido estar a la altura

Jesús Domingo (Gerona)
Redacción
viernes, 4 de febrero de 2011, 15:17 h (CET)
Barak Obama ha pronunciado un realista Discurso del Estado de la Unión. Estados Unidos se enfrenta a un reto planetario y el Presidente no lo oculta. Después de decenios de liderazgo, la república Popular China y la India amenazan la supremacía estadounidense. Y con ello, pueden marcar definitivamente la dirección de la política internacional. La caída del Muro de Berlín pareció consagrar la supremacía de los Estados Unidos. Y con ello, aunque algunas veces se quiera ignorar, la prevalencia de la cultura de los derechos y las libertades fundamentales del hombre, de la dignidad inalienable de la persona y de la supremacía de la persona frente al poder político.

No todo es economía en las relaciones internacionales, y la posible supremacía de China o la India, tampoco sería meramente económica. China es una dictadura comunista que camina hacia una forma nueva de despotismo. La India es sólo una democracia formal, en un país cuya estructura social está cerca de la esclavitud. Ni China ni India destacan por su respeto a las libertades y los derechos fundamentales. En el primero se persigue a los disidentes y se encarcela a los opositores; en el segundo está latente la amenaza del fundamentalismo hindú. En ambos se silencia, cuando no se asesina, a las minorías cristianas.

Barak Obama ha apelado a la ciudadanía, a los valores de autonomía y responsabilidad que han hecho fuerte al pueblo americano. Habría que decir más. Si occidente no profundiza en sus raíces y se reconcilia con ellas, se perderá algo más que la hegemonía económica. En esta ocasión Obama ha sabido estar a la altura del país que gobierna y dejar de lado unos principios partidistas, lástima que quienes tanto le han alabado y se alegraron con su llegada no sean capaces de actos similares.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris