Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La libertad y la conciencia

Xus D Madrid (Gerona)
Redacción
viernes, 4 de febrero de 2011, 15:09 h (CET)
Libertad y conciencia. Lástima, que en no pocas ocasiones tanto la palabra libertad como la palabra conciencia se entienden de forma distorsionada. La libertad como el poder de hacer lo que a cada uno le de la gana; la conciencia, como un obstáculo para que la libertad desarrolle todas las capacidades del hombre, y del actuar del hombre.

Tal vez reconociendo el obstáculo que puede ser la conciencia, Christine McCafferty, británica, eurodiputada socialista, presentó el recurso para conseguir que la “objeción de conciencia” fuera abolida; y que nadie pudiera alegarla a la hora de verse obligada a llevar a cabo prácticas de muerte tan contrarias a las prácticas de vida que, con tanto sacrificio y sin reconocimiento alguno, llevan a cabo lo médicos en todo el mundo.

¿Quería McCafferty, y los demás eurodiputados, socialistas y otros, que la apoyaron, que los médicos de los hospitales de Europa se convirtieran en una especie de agentes de la SS; guardias de campos de concentración; asesinos a sueldo; “políticos” corruptos? Sin juzgar sus intenciones –que, por otro lado, son obvias-, quizá podríamos contestar: posiblemente sí.

¿Por qué? Esas cuatro categorías de seres humanos son seres humanos “manipulables”. Y seres humanos “manipulables es lo que anhelan algunas “ideologías” actuales para asentar sobre ellos, sobre toda la sociedad, su abuso de poder “legal”.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris