Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:  

El tornillo que le falta a Cristiano Ronaldo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 3 de febrero de 2011, 07:47 h (CET)
Antes de que hordas merengues se me echen encima permítanme afirmar que yo también soy madridista. Madridista crítico, madridista leve, madridista superficial, madridista si no hay polémica, madridista si no tengo otra cosa que hacer. Pero madridista.

Por eso no me gustan ni Mouriño ni Ronaldo. Porque serán del Real Madrid, pero no son el Real Madrid, son el Real Madrid chulo y prepotente que algunos no queremos. Son el Real Madrid deslenguado y vociferante que algunos rechazamos. Son el Real Madrid que avasalla delante de micrófonos y cámaras. Son el Real Madrid, son la imagen del Real Madrid, pero no son el Real Madrid que muchos quisiéramos. No son el Real Madrid señor y caballero dentro y fuera del campo, respetable y respetuoso, sino faltón, deslenguado y rufián.

Yo quiero un equipo que sepa estar en la mesa y en el campo, en palacios y en casas humildes, quiero jugadores que le metan cinco al Barça y se retiren diciendo que qué grandes son los rivales. Eso les engrandece a ellos.

La imagen de niño nuevo rico, multimillonario pero tonto, ignorante y maleducado debe desterrarse no sólo del Real Madrid ni del fútbol, sino que debería estar desterrada de una sociedad que necesita nuevos modelos de comportamiento, nuevos modelos de relaciones personales, nuevos héroes que salven al mundo todos los días y no nos lo echen en cara. La imagen del niño nuevo rico, consentido, malhumorado y dictadorzuelo sobra en una sociedad que debería tener el respeto personal por bandera, el trabajo bien hecho como objetivo y la educación como fundamento.

De todo esto carecen muchos futbolistas, hay larga tradición en ellos, empezando por la estrella drogadicta que metía goles con la mano y luego se lo achacaba a Dios. Se creyó Dios y cayó en el infierno de las drogas. “¿Quién como yo?” se preguntaba todas las mañanas en el espejo pero fracasó como seleccionador nacional. No sé si el famoso jugador portugués será como Maradona pero lleva el mismo camino. Infeliz, cree que los pobres somos los demás pero él sólo tiene dinero. Nada más.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris