Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El otro hemisferio  

América Latina y los Objetivos del Milenio

Omar Salinas
Omar Salinas García
jueves, 3 de febrero de 2011, 07:44 h (CET)
Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, implementados en el año 2000 y con una meta de cumplimiento para el 2015, significaron un gran avance en materia de cooperación internacional para el desarrollo, puesto que el objetivo central es ayudar a que las naciones menos desarrolladas puedan satisfacer sus necesidades básicas así como ejercer los derechos con los que cuenta cualquier persona en todo el mundo. Recordemos que dichos objetivos tienen su enfoque en erradicar la pobreza en conjunto con el hambre, educación universal, empleos dignos, salud y vivienda, cuidado materno-infantil, y la preservación del medio ambiente.

Al adoptarse el compromiso de la “Declaración del Milenio”, América Latina como una de las regiones más desiguales del planeta, ha tenido avances significativos, pero que desafortunadamente están lejos de la meta, especialmente porque nos encontramos a cuatro años de la fecha en que se deberían de cumplir los objetivos; además, los efectos de la crisis financiera internacional de 2008 han impedido que las acciones por cumplir los Objetivos del Milenio tengan los mismos resultados positivos, concretamente en el tema de la pobreza. El mayor reto de los Objetivos del Milenio es reducir a la mitad la pobreza mundial para 2015.

El peor año para América Latina fue el 2009. De acuerdo con el “Panorama social de América Latina 2010”, informe emitido por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en año crítico para las finanzas mundiales, la tasa de ocupación en la región descendió del 55.1% al 54.6%, mientras que la tasa de desempleo se ubicó en el 8.2%; por su parte, la pobreza alcanzó el 33.1%, equivalente a 180 millones de personas en esta situación. Ahora bien, el problema no radica solamente en estas cifras, sino en que la situación de mejoría ha sido demasiado lenta y los signos de recuperación y logro de los objetivos apenas son visibles. Según la Secretaria de la CEPAL, Alicia Bárcena, los resultados de 2010 son que un 32.1% de los habitantes de Latinoamérica siguen viviendo en pobreza, y aunque porcentualmente parece una cifra menor a la del año anterior, en número reales la pobreza sigue estática; se terminó el 2010 con 180 millones de personas en condiciones de pobreza, de una población total de poco más de 580 millones de latinoamericanos. Lo anterior significa que si la cifra sigue estable, para el 2015 tendría que haber 90 millones de pobres menos. A la par, la tasa de desempleo se ubicó en 7.6% y sólo 276 millones de personas se ubicaron como población económicamente activa. En el campo de la salud también se observan avances generales; por ejemplo, en el quinquenio de 2000-2005 existió una tasa de mortalidad infantil de 21.8%, logrando reducirla hasta el 18.9% en el periodo 2005-2010, todo ello de acuerdo a los informes de la CEPAL.

Ciertamente son reconocibles los logros que se han tenido con el fin de llegar al cumplimiento de los Objetivos del Milenio, sin embargo la situación cambia cuando fragmentamos la región y analizamos a cada país; los más estancados en el cumplimiento de los objetivos, en su mayoría, son los países del Caribe, como el caso de Haití, y de Centroamérica. A pesar de que en 2010 comenzaron a restablecerse ligeramente las economías latinoamericanas, unas más que otras, el sector social sigue severamente perjudicado en cuestiones de infraestructura hospitalaria y educativa, principalmente.
Si pensamos en que es muy poco tiempo el que falta para cumplir con los objetivos y mucho lo que se debe mejorar, indiscutiblemente encontramos que no se llegará a la meta.

Sin embargo, es necesaria la conciliación de voluntades políticas y unificación de intereses para que se pueda lograr un avance importante de aquí al 2015. Cabe señalar que este proceso se basa en la cooperación interregional, donde el desarrollo sea el eje rector de todos los proyectos y acciones que se emprendan, encabezados por los países considerados “motores” de América Latina, como es el caso de Brasil o México. Difícilmente se podrá llegar victorioso al 2015 si no se establecen mecanismos de cooperación, ya que los problemas que aquejan a la región son los mismos en cualquier país, sólo que con diferente intensidad; mientras cada país trabaje de forma aislada, el desarrollo del mismo quedará estancado y con un mayor rezago social y económico.

Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris