Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Una democracia desdeñada

Manuel Olmeda
Redacción
miércoles, 2 de febrero de 2011, 13:08 h (CET)
Las recientes elecciones a la presidencia portuguesa se saldaron con la victoria de Cavaco Silva y una abstención del cincuenta y tres por ciento. Esta incidencia revela que, desde un punto de vista estrictamente democrático, el pueblo portugués suspende a todos los candidatos o, algo parecido, está desencantado de ellos. En cualquier país estrictamente democrático, el elegido debería acabar desprestigiado por ostentar una jerarquía ilegítima; los políticos ejercientes -incluso potenciales- estarían obligados a la autocrítica, a la reflexión profunda y a encontrar respuestas adecuadas. Sin embargo, amparándose en argumentos que chocan con los más nimios principios estrictamente democráticos, ocupan el poder burlando la soberanía popular. El juego y sus preceptos quedan, de este modo, en entredicho, corrompidos. Por su parte, los ciudadanos se sienten estafados, paneles del biombo tras el que auténticos vividores justifican, si no bendicen, mezquinos arrebatos.

Portugal no es la excepción que confirma toda regla. El vicio parece extenderse al orbe, demostrando la maquinación de quien esgrime la soberanía popular para hacer el agosto a su sombra generosa. Tal verificación lleva necesariamente a la advertencia, progresiva, del sablazo al gobernado en cualquier sistema; salvo muy particulares épocas históricas y países concretos en que tuvieron (tienen) además acogida toda suerte de crímenes contra la humanidad. El ciudadano se considera impotente para enfrentarse a un contexto que supera sus debilitadas posibilidades de censura ante una vertebración social precaria, rota, destruida a través de gradual y planificada maniobra desde el poder. Por este motivo la comunidad luce con espléndida magnificencia el extraño conformismo que se aprecia; una calma que no oculta altas dosis de rabia contenida.

España, al igual que otras muchas naciones del llamado primer mundo, pisa un polvo similar al portugués; por tanto camina por idéntico lodazal. La afirmación escapa al preliminar de una hipótesis aventurada cuya base implante un ejercicio de suspicacia, quizás sospecha, visto el proceder frecuente de esa casta parásita. Atesoramos -que recuerde- un apunte, una prueba inequívoca: la participación del electorado catalán en el último referéndum celebrado para aprobar su Estatuto. El porcentaje de abstención superó la mitad del censo electoral y el mencionado Estatuto tuvo un respaldo del treinta y seis por ciento de catalanes con derecho a voto. A pesar del resultado, y de que un análisis objetivo de la dinámica mostrada en las tres consultas (época republicana, mil novecientos setenta y nueve y la actual) indica el creciente desinterés que la materia despierta en el individuo, los políticos de la Comunidad -casi sin excepción- celebran la "sintonía" del pueblo con el Estatuto. Es la muestra palmaria de un exquisito "talante liberal"; tanto que la sentencia del Tribunal Constitucional, contraria a sus obcecados dogmas, les lleva a concitar el enfrentamiento entre Instituciones vertebrales del Estado. Superan al ciudadano y a la Ley. Sin complejos. Con un par.

Cada día se observa mayor desapego, más desilusión, por la Democracia. Nos la vendieron como el sistema de las libertades, de la justicia, de la igualdad ante la ley. Desde su nacimiento, a la muerte de Franco, los que podemos comparar una y otra etapa histórica venimos soportando (de hecho) parecida discrecionalidad, mayor nepotismo por la atomización del poder, corrupción generalizada y, desde luego, los mismos tics dictatoriales, incluso aumentados. Hoy sólo viven mejor, abanderan la ganga, los hijos de los franquistas (nuevamente en el machito) y escasos opositores supervivientes. Los demás, la gran masa, permanecemos de derecho en democracia, pero estos políticos -exhibiendo actitudes ajenas, opuestas, al sistema- la pervierten y aparece como única diferencia notable, aparte los ritos electorales, que es mucho más cara. Están haciendo bueno el régimen anterior. Lamentable y peligrosa sensación que gana adeptos de forma imparable.

Mientras, el español se harta de mentiras, de tanto iletrado insolente, de tanta desvergüenza, de tanto expolio. El político habla de legitimidad, estafando a sus electores, con un descaro inaudito. Previamente ha desvertebrado la sociedad, manejándola a su servicio. En el fondo desdeña la democracia.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris