Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

El pluralismío

Alfredo Hernández
Alfredo Hernández
miércoles, 2 de febrero de 2011, 07:41 h (CET)
O, lo que es lo mismo, admitir opciones de opinión pero que todas se reduzcan a lo que pienso.

Es el relativismo imperante e intolerante, y que sería un buen antídoto el decir de Robert Speaman. “el postulado de respetar otras convicciones se convierte entonces en exigencia de no tener convicciones que hagan posible considerar equivocadas las opuestas”.

Esto se está poniendo de manifiesto en las relaciones Iglesia Estado. Se puede opinar, pero dentro de los templos, sin considerar que para el seglar su celda es la calle y que en ella puede oir a su legitima Jerarquía. Más, si lo consideran sensatamente, sin sectarismos ni fobias, las recomendaciones que nos llegan a los católicos son de paz, pero de santa intransigencia contra las costumbres y modas que están llevando al fin de una civilización

La Iglesia, el Magisterio de la Iglesia no va contra nadie en particular. Nos pone en guardia, a los católicos, contra los comportamientos, la actuación de una sociedad que a trompicones, o a saltos cada vez mayores, nos va a llevar a renegar de la vida. Un recién concebido es de menos valor que el embrión de cualquier especie protegida. Y por mucho “ hierro” que quitemos al hecho de su destrucción con unas siglas IVE, no deja de ser un acto criminal.

Se inventan términos y frases que, si no fuese por la transcendencia de tema, nos harían reír o sonrojarnos de vergüenza. El embrión humano no es nada, son sólo células. O cualquier otra ocurrencia del personaje del ramo.

En este relativismo que refería Robert Speaman, lo podríamos escribir en “ román paladino”, parafraseando el dicho: En este mundo traidor, no hay más verdad que la mía. Sólo se ve mi color, lo demás simples mentiras.

El relativismo condena la verdad que es sustituida por retóricas, que a veces subliminalmente conducen a una vida de vacío, sin peso ni proyección. A una visión encajonada de la verdad.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris