Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Luces y sombras   -   Sección:   Opinión

Ballena a la vista

Ivn Villa
Redacción
viernes, 21 de enero de 2005, 22:19 h (CET)
Esta semana ha sido una bomba en los medios de comunicaci n la aparicin de una ballena Rocual Com n (Balaenoptera Physalis) en el puerto comercial de la ciudad de Cdiz, que hab a sido arrastrada presumiblemente por un ferry de los que habitualmente hacen el trayecto a la capital de la provincia que se encuentra al Sur de nuestro pas, justo al norte del Estrecho de Gibraltar.

Estos magn ficos animales miden, como mximo entre 28 y 32 metros (en tama o son los que siguen a la Ballena Azul), pesan entre 30 y 80 toneladas y se alimentan de pequeos animales que viven en la columna de agua. Su presencia en nuestras costas es bastante habitual, ya que suelen pasar por el Estrecho de Gibraltar para entrar al Mediterr neo. El animal que apareci en cuesti n era una hembra joven, que meda unos 12 metros, y que se encontraba en la plenitud de su vida, con una edad calculada a ojo entre 30 y 50 a os.

Y digo calculada, porque en nuestro pas las cosas no siempre son buenas para la investigaci n cientfica de estos animales. A saber: a nuestro magn fico ejemplar, tras un da de avatares medi ticos en el Puerto de Cdiz y de peleas entre ecologistas (muchos de ellos miembros de la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales de la Universidad de Cdiz) y la administraci n, se le acab troceando con una sierra el ctrica y llevando a un vertedero, imposibilitando as la realizaci n de una necropsia, o un estudio serio del ejemplar en cuestin.

Parece mentira que, cuando se permite a muchos pa ses la caza "cientfica" de estos animales para su estudio (postmortem), aqu cuando aparezca uno muerto, se le trate ms como un problema que como un objeto de investigaci n, que es lo que debera haber sido. Por poner un ejemplo: Jap n mat en la ltima campaa unos 440 ejemplares (que tras su estudio son troceados y vendidos a 250 euros el kilo de carne), y Noruega, que tampoco se queda muy atr s.

Y aqu, en Espa a, no existe un protocolo de investigacin para especies varadas o muertas. Y sin embargo matamos para estudiar (y luego vender).

Es una situaci n muy triste la que se produce con este tipo de actitudes, como siempre, a evitar. Tal vez la solucin no sea que todos de golpe nos volvamos ecologistas y a defender a muerte la vida de estos cet ceos. La ciencia, es obvio, necesita datos para salvar las poblaciones de estos animales, pero lo que es inadmisible es que se dejen pasar oportunidades de estudio gratutas que nos aporta la propia naturaleza o accidentes como el que se ha vivido.

Se trata, desde luego, de una negligencia por parte de nuestra Administraci n y de todo un atentado contra nuestro Patrimonio Histrico Natural, a evitar.

Ojal que todo no quede en vdeos bonitos de documentales de la segunda cadena, puesto que, como sigamos as , es lo nico que nos va a quedar de una especie que est en vas de extinci n. Lamentable.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris