Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:  

La memoria de los verdugos

Blanca Álvarez
Redacción
jueves, 20 de enero de 2005, 10:36 h (CET)
Los verdugos gozan de excelente memoria cuando ejercen su trabajo desde la bendita poltrona del poder; cuando lo pierden, alegan demencia senil, como Pinochet, o desfallecimiento crónico y cómico como el asesino Scilingo, quien no hace tanto hablaba del modo en que se lanzaba al mar desde los aviones a los prisioneros civiles argentinos: apenas dopados y bendecidos por un cura, se iban directos al fondo del océano. Entonces, Scilingo lucía bigote tanguero y la hermosa calma que asegura contar con la verdad y la razón de su parte. Después, en el juicio, se aferraba a una manta y dejaba el cuerpo blando, de babosa moribunda, con los ojos cerrados y el gesto amargo del verdugo atrapado.

La historia la escriben los verdugos victoriosos. Cuando son derrotados, al cabo de unas décadas, sus hijos, aprovechando las ventajas de la democracia, reescriben sus crímenes a mayor gloria de la mentira universal: Le Pen afirma que los nazis evitaron muertes inocentes y que Auschwitz tenía más de balneario que de crematorio. Claro que también los príncipes británicos acuden a fiestas de disfraces con la esvástica en el brazo y la nariz roja por el alcohol. Incluso nuestro Fraga, con su lengua de trapo acelerada, reescribe las causas que originaron nuestra triste Guerra Civil: la cosa no fue un levantamiento militar, sino una cabezonería socialista.

Los verdugos se autogeneran una curiosa memoria y tratan de introducirla en nuestras neuronas utilizando incluso los recursos de una democracia que jamás desearon: libertad de prensa, libertad de expresión.

Cuando la mierda de sus tropelías sale a luz, los Grandes Verdugos utilizan a sus peones para representar la farsa de un juicio rápido y una condena que tranquilice nuestras conciencias: al soldado Charlie le caerán diecisiete años por las fotos de sus torturas en Irak; el juicio duró tres dÌas. Su compañera, la soldado Lynndie, también será condenada. La prensa se recrea en el hecho de que estos dos peones torturadores, tras las sesiones a los iraquíes, se lo montaban en plan sexo y el fruto es el niño parido por la soldado Lynndie.

A los verdugos-jefes, que programaron la tortura, ni los roza la justicia, siguen gobernando y manipulando la historia que un día esperan escribir a mayor gloria de sus tropelías. A Donald Rumsfeld ni lo rozan. Será por su parecido con el pato Donald, y ya se sabe que los yanquis son muy cuidadosos con sus héroes nacionales.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris