Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

La carta de Arnaldo

Santiago Gonzlez
Redacción
jueves, 20 de enero de 2005, 23:17 h (CET)
Ya comprendo, mi se or Zapatero, que con tanta correspondencia y tantos papeles como tiene usted para leer en estos das, es muy probable que estas cuatro letras no lleguen a superar el tr mite eliminatorio de la papelera. No puedo evitar, sin embargo, un sentimiento de contrariedad al comprobar que habindole escrito ya en varias ocasiones, ninguna de mis respetuosas ep stolas ha suscitado tanta esperanza entre los suyos y los mos, ha despertado tan buen rollito como la misiva que le ha mandado Arnaldo Otegi. Quiero hacer constar en mi favor que yo le escrib primero y en esto, como en todo, la veterana es un grado.

Le tienta el remitente con la posibilidad de convertirse en el Tony Blair que resuelva el conflicto» y aquí quiero advertirle desinteresadamente que no hay rosas sin espinas. ¿Usted convertido en Tony Blair? Niéguese en redondo. ¿Qué busca Otegi con esta propuesta envenenada? ¿Que Bono se inflame ante la copia y acabe llamándole «gilipollas integral», como hizo con el Blair original? ¿Pretende acaso que viole usted su primer compromiso electoral cumplido y vuelva a enviar tropas a Irak? ¿O acaso quiere que le imite en sus reiteradas suspensiones de la autonomía del Ulster, la cuarta de las cuales empezó en octubre de 2002 y al día de hoy todavía sigue?

Se queja Otegi en su carta de que «imágenes como las de la última Pascua Militar o la última declaración de la Conferencia Episcopal reproducen la imagen de una 'España' reaccionaria y autoritaria, incapaz de asumir los retos del futuro desde un esquema democrático. Esa 'España' le tiene miedo a la libertad, señor Rodríguez Zapatero, esa 'España' también nos hiela el corazón a los que aspiramos a construir la nación vasca desde un punto de vista socialista».

Memorable párrafo, en el que sólo hay un detalle ininteligible, por qué entrecomilla tantas veces la palabra España. No se le ocultará ese detalle cómplice del punto de vista compartido, en una propuesta de socialista a socialista y de nieto a nieto: del nieto de un socialista de Elgoibar al nieto del capitán Lozano.

Hay otro guiño republicano en la implícita cita de Machado: «Españolito que vienes/ al mundo te guarde Dios./ Una de las dos Españas/ ha de helarte el corazón». ¿Se siente Otegi uno de aquellos españolitos machadianos, con el corazón escarchado por una turbamulta de obispos y militares? Aceptemos su palabra, presidente. Después de todo, ¿por qué habría de mentir?

Lo único, que si llevamos la lógica hasta el final de la propuesta, se nos revela clara y nítida la otra 'España', la que no hiela el corazón a Arnaldo Otegi y sus amigos. Es la que formaban, junto a tantos otros, Fernando Múgica Herzog, Fernando Buesa, Juan María Jáuregui, Ernest Lluch, Froilán Elespe, Juan Priede y Joseba Pagazaurtundua Ruiz.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris