Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

Cianuro por compasi n

Manuel Alcntara
Redacción
lunes, 17 de enero de 2005, 22:38 h (CET)
Se discuta, en lejanos tiempos, sobre el sexo de los ngeles. Hoy sera imposible esa controversia metaf sica y no slo porque se hayan alcanzado otras cotas de racionalidad, sino porque sabemos, gracias a Ramona Maneiro, que los presuntos ngeles pueden pertenecer al gnero femenino, aunque sean singulares. Si vivieran Eugenio D'Ors o mi llorado amigo Rafael P rez Estrada, que eran las dos personas que ms sab an de ngeles, podr a preguntarles. Desdichadamente, eso no es posible.

Ramona ha confesado que ayud a morir al tetrapl jico Sampedro: le ech cianuro en el vaso y le puso la pajita para que pudiese sorberlo. El absurdo delito ha prescrito y la historia es mundialmente conocida gracias a la hermosa pel cula de Amenbar. Lo que es extra o es que la familia de aquel admirable ser humano que falleci en vida la acuse de asesinato. Hay que matizar m s. Cmo va a merecer el mismo nombre de asesino el que pone una bomba en unos grandes almacenes y mata a las amas de casa que estaban haciendo la compra, que esta mujer, que por amor, y s lo por amor, accedi a las s plicas de un tetrapljico que deseaba liberarse de una tortura de muchos a os? Por muchas vueltas que le demos, los casos no son idnticos. Tampoco es lo mismo matar a un concejal de urbanismo que est encantado de la vida, sobre todo de la que le espera, que aplicarle la eutanasia, que ya funciona con todos los condicionamientos necesarios en los pases m s cultos del mundo, a alguien que la solicita reiteradamente. Cmo va a ser igual? Nadie que tenga dos dedos de luces puede equiparar esos modos de ingresar en la sombra.

Recuerdan el caso de la talidomina? Algunos ni os nacieron ciegos y sin manos. Hubo gente tan fiel a sus creencias religiosas y de tan buen corazn que les deseaba a esas criaturas una larga y provechosa vida. Ramona ha dicho que no es una samaritana ni una Teresa de Calcuta y que lo hizo por amor. Cianuro por compasi n. Mat a un muerto en vida y de paso dej claro que los ngeles pueden pertenecer a cualquier sexo, que tampoco hay tantos.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris