Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un d a menos   -   Sección:   Opinión

Tolerancia sexual

Juan Antonio Hurtado
Redacción
lunes, 17 de enero de 2005, 22:38 h (CET)
La inclinacin sexual de cada individuo que constituye la denominada sociedad plural de la cual estamos orgullosos, es elegida inconscientemente con respecto a las consecuencias que ello puede acarrear.

Cada persona al nacer tiene un sexo determinado, el cual no entiende la denominada ley suprema que rige nuestro cdigo civil, de la cual el hombre debe amar a la mujer y viceversa. En realidad el ser humano no es libre de elegir su inclinaci n sexual, puesto que ya la tiene implcita al nacer, la homosexualidad no es una enfermedad, no es consecuencia de una mala educaci n ni de un trauma infantil, ni tiene nada que ver con presuntos abusos sexuales, viene inherente en su personalidad y en su carcter.

Desde la civilizaci n griega, pasando por Pompeya y hasta hoy da, al homosexualidad ha existido. Ya en la Grecia Cl sica los hombres mantenan relaciones sexuales con los denominados efebos, j venes que accedan a una relaci n homosexual con un hombre mayor y de prestigio. Los griegos tenan relaciones sexuales con mujeres por el simple hecho de procrear. En Pompeya, las paredes de los balnearios describ an orgas m ltiples con diferentes inclinaciones sexuales.

Los animales tambin tienen relaciones sexuales homosexuales, aunque hay que decir que son mas por necesidad y por instinto animal, ya que los animales no son conscientes de lo que significa ese acto homosexual.

Con esto quiero decir, que cada individuo es diferente, es la mayor caracter stica que tenemos. Cada uno de nosotros cree que todo el mundo debe regirse por nuestro cdigo civil personal, y eso no es as , cada uno es libre de hacer y pensar lo que quiera, y mas aun cuando no interfiere en nada en los dems. Cambia algo en tu vida que tu vecino sea homosexual? Nada. Eso es precisamente lo que critico, que nos preocupamos demasiado por la vida de los dem s, sin pensar muy bien en la nuestra, hay que preocuparse por mejorar, y no estar sermoneando al vecino, Por qu nos preocupa tanto la vida de los dem s? Debemos vivir la nuestra propia, sin perder el tiempo en considerar el porque de la inclinacin sexual de la gente. Debemos ser m s tolerantes, o mejor dicho, debemos ser tolerantes, pues creo que ese valor humano esta presente en muy pocas personas, los que lo poseen son denominados por la desgraciada sociedad, como liberales. De esta forma, yo seria un liberal, Pues que me importa a mi con quien tenga relaciones sexuales el vecino? Es homosexual? Es necrofilo? Es zoolofico? Qu importa? Interfiere en tu vida social? é¿¿No te subirs al ascensor con el porque crees que tiene una enfermedad que deberia curarse en un psiquiatra y piensas que e suna mala influencia para tus hijos? Te has quedado obsoleto, mejor no salgas de tu casa, porque a partir de ahora, empiezas tu a ser el bicho raro. Paleto.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris