Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Analisis Betis   -   Sección:   Fútbol

Tiempo de cumplir ilusiones

Mario Pérez
Mario Pérez
viernes, 31 de diciembre de 2010, 01:32 h (CET)
El año que viene puede ser el que cumpla los anhelos de los seguidores verdiblancos. En 2011, esperan celebrar con champan el ascenso, y acabar el año en primera y con un Betis totalmente nuevo.

Un año nada parecido a parte del que se va, la parte de la temporada 2009/2010, que trajo la desilusión de no ascender, pero puso la pequeña semilla de la temporada siguiente, en la que el enfermo bético dio sus primeros síntomas de mejoría.

Tapia reinventó la posición de Emaná, que pasó a ser delantero y allí el camerunés dio sus primeros pasos para ser lo que es ahora. La afición demostró su voluntad, en la mítica salida a Salamanca. Los béticos tomaron la ciudad pensando en el ascenso ante el asombro de los salmantinos. Se bailó Stereo Love en el descanso, y la danza se convirtió en un vídeo que todos los béticos aún guardan con cariño. También lo guardan con cierto sabor amargo, porque en el Helmántico se perdió el sueño de la vuelta a primera, con un empate que amargó la fiesta verdiblanca.

De Oliver a Gordillo
“Hasta el año que viene”-se dijo entonces. Y llegó un verano convulso, donde Lopera por fin vendió sus acciones a una empresa llamada Bitton Sport, cuyos miembros no se conocían. “Se la vende las acciones a él mismo” fue la frase más repetida, hasta que llegó Luis Oliver, la cabeza visible del nuevo grupo y sus ideas sonaron a todo menos a “made in Lopera”.

Aquél empresario pintaba mal para muchos, venía “avalado” por salir por la puerta de atrás en el Xerez. Pero como todos, entre todo lo malo que pudo hacer, dejó cosas positivas. Contrató a Pepe Mel, que ha revolucionado el equipo, quitó la sombra de Lopera del estadio (ahora Benito Villamarín) y de la ciudad deportiva (ahora llamada Luis del Sol) y construyó una sala de prensa a la altura de lo que merece el club, antes de irse del club por problemas con la justicia.

El enfermo bético esta cada vez más sano. Un club remodelado y proyectado a la modernidad con infraestructuras y equipo. A Luis Oliver le sucede en el cargo de presidente el señalado como “mejor jugador de la historia del Betis”, Rafael Gordillo Vázquez. El “Gordo” corre ahora la banda más difícil de su vida, la de guiar al Betis.

La gestión de los Béticos
Para el año que viene, se espera que el tándem Mel-Gordillo funcione y de otro aire al club. El entrenador ha hecho un fantástico primer tramo de temporada. Se recompuso el equipo al completo. Se vendió para obtener ingresos por los jugadores más importantes (Sergio García, Nelson, Mark González, Mehmet Aurelio) y para remplazarlos llegaron hombres experimentados en la categoría como el vigente pichichi, Jorge Molina, o el escurridizo Rubén Castro.

Para la era “post- Mehmet” se buscó un nuevo metrónomo y se confió en Salva Sevilla, y luego Iriney dio la cara revelándose como uno de los líderes del vestuario. Los antiguos líderes se marchaban, gente como Rivas, Melli o Capi (los líderes de la quinta del último ascenso) abandonaban el club, que sabía que la nueva etapa pasa por una nueva quinta de canteranos.Mel les ha dado oportunidades y ellos han respondido.

Nombres como Beñat, Israel , Miki Roqué, Ezequiel, Cañas, Rodri o Isidoro deben sonar cada vez con más fuerza en el nuevo Betis. Para la descompuesta y aturdida defensa, llegaron Roversio y Dorado para darle seriedad. También llegó Belenguer para dar serenidad, mantener el control y hacer piña; y por banda la llegada de Miguel Lopes y Momo (lesiones aparte) ha supuesto un soplo de aire fresco para los verdiblancos.

En 16 partidos, 11 victorias, 3 empates y tan solo 2 derrotas. Se nota la mano de Pepe Mel, que ha dado una cara muy atractiva al equipo, y el aliento de la afición, que lleva en volandas a los suyos y más con la ilusión con el juego vistoso que despliegan ahora los verdiblancos. Pese a las pájaras defensivas que sufre a veces el equipo, como en Cartagena o contra el Barça B, el estilo del Betis parece el adecuado para conseguir el objetivo.

El año que viene se presenta lleno de retos. En 2011 debe celebrarse un ascenso que esta vez no puede escaparse. La Copa del Rey será otra cosa, el Betis debe superar el 1-2 en el Coliseum de Getafe, ante un equipo copero que no le pondrá nada fácil pasar a unos cuartos en los que medirse contra clásicos como el Atletic o el Barça.

En los despachos también se prometen cambios. Hay muchas ganas de ver la como se mueve Gordillo en la presidencia y como es esta nueva gestión de los Béticos. En todos los ámbitos del club habrá un hombre de la casa: Gordillo, Mel, Ureña, Stosic, Finidi…

El enfermo bético cada vez está más cerca de la recuperación. Cualquier día estará listo para ponerse su camiseta del Betis, salir de la habitación, disfrutar del fútbol de su equipo en primera…y sintiéndose libre. Son ilusiones con las que muchos han soñado hasta ahora, y en 2011 pueden empezar a hacerse realidad…

Noticias relacionadas

El Sevilla se queda frío en Moscú y cae goleado por el Spartak

Los de Berizzo pasan de ser líderes a ocupar la tercera posición del grupo

Zidane: "Tener oportunidades y no marcarlas es frustrante para los jugadores"

Seguirá con la misma estrategia

El Madrid patina en el Bernabéu (1-1)

El Tottenham rasca un valioso empate ante la falta de puntería local

El Lugo vuelve a vencer en el descuento ante el Alcorcón y ya es colíder

Comparte puesto con Osasuna

Un 'hat-trick' de Aspas lidera la contundente victoria del Celta ante Las Palmas (2-5)

Los canarios que no pudieron aprovechar la expulsión del meta vigués Rubén Blanco
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris