Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Fernando Lugo, Wikileaks y el espíritu navideño de Dickens en Paraguay

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
jueves, 30 de diciembre de 2010, 23:00 h (CET)
Para quienes siempre denunciamos la verdadera identidad reaccionaria y neoliberal del gobierno arzobispal del Paraguay, que encabeza el payasesco cura Fernando Lugo, el cablegate desatado por Wikileaks constituyó uno de los mejores regalos navideños en muchos años.

Como para el protagonista central de la célebre novela corta “Christmas Carol”, de Charles Dickens, la magia del espíritu navideño hacía tiempo había perdido su significado para mí. En estas fechas solía convertirme en una especie de Ebenezer Scrooge, el amaro y tacaño personaje de la historia de Dickens, que no celebraba la fiesta de Navidad a causa de su solitaria vida y su adicción al trabajo.

Pero a diferencia del desarrollo de esa historia, en donde el espíritu navideño del futuro le hace ver al protagonista lo más sombrío, en este caso fue el espíritu del futuro encarnado en la pericia informática de Julian Assange y sus fuentes anónimas lo más luminoso.
Con los mismos toques góticos y fantasmales de Dickens en su trama, a través del cablegate pudimos ver al “obispo de los pobres” marxista y bolivariano develado en documentos auténticos, como agente de los Estados Unidos, que había prometido en la misma embajada norteamericana, no apoyar a Hugo Chávez para obtener respaldo de Washington.

También pudimos enterarnos que ya antes de las elecciones en abril de 2008, Lugo era considerado como un aliado potencial de los EE.UU. por la embajada yanqui en Asunción, y que el imperio se aprestaba a proveerle “un poco de ayuda de" arriba 'para gobernar como presidente ", y que Lugo estaba dispuesto a aceptar la ayuda.

También que “sus señales a la Embajada de los Estados Unidos” habían sido claras – “está agradecido por nuestras ofertas de asistencia y quiere una relación estrecha", escribió el embajador de EE.UU. James Cason a Washington el 2 de junio de 2008, añadiendo: "¿Si no se puede confiar en un sacerdote, en quien se puede creer? "

Los pedidos que desnudan la verdadera identidad del escandaloso cura Fernando Lugo, salieron así definitivamente a la luz para levantar faldas y sotanas.

En ellos también se descubre la forma en que Lugo "defiende" la soberanía ante la verdadera depositaria del poder político en Paraguay, la embajadora Liliana Ayalde. Pedidos de ayuda para realizar escuchas ilegales a sus propios compatriotas, delación ante los retardatarios de sus supuestos “aliados progresistas”, muchos de los cuales acabaron ejecutados extrajudicialmente, y ruegos de una “estrecha colaboración” con Estados Unidos son algunas de las “sorpresas” navideñas que recibieron Hugo Chávez, Evo Morales y otros “aliados” del cura.

La DEA es un organismo conocido como herramienta de dominación imperialista, tanto como la guerra contra las drogas que hace tiempo está perdida para la mayoría del mundillo intelectual estadounidense.

A pesar de ello, el gobierno del presidente Fernando Lugo pidió a la Agencia Antidroga de los EE.UU. (DEA) que investigue a grupos disidentes a su gobierno utilizando el sistema de intercepción de llamadas, según los documentos oficiales filtrados por Wikileaks. El ministro del Interior, Rafael Filizzola, incluso insinuó que podría desactivar el sistema de la DEA, ante la negativa del gobierno de EE.UU. de proveerle su pedido. "Luchar contra el narcotráfico es importante, pero el narcotráfico no va a hacer tambalear a nuestro gobierno. El EPP, sí", recordó la nota.

El Gobierno de Fernando Lugo tampoco desmintió que haya pedido ayuda al Gobierno de los Estados Unidos para realizar "fonopinchazos" y controlar el 90% de las comunicaciones telefónicas.

Los cables también indican que el gobierno del presidente Fernando Lugo, en Paraguay, estaba dispuesto a condenar públicamente a las Farc como un grupo terrorista. Eso a pesar de que muchas veces se había relacionado a Lugo con la marxista teología de la liberación e incluso con las FARC, a través de sus aliados políticos del Partido Patria Libre.

Estos reportes son de mediados del 2008.

Reportes de la embajada estadounidense en Asunción hacen referencia a una conversación entre el entonces recién elegido Presidente y la ex canciller colombiana María Emma Mejía, que fue jefe de la Misión de Observación Electoral enviada por la OEA. El cable hacía una completa descripción de la personalidad y los antecedentes del cura, y en un capítulo titulado 'Lazos con la izquierda' reseñó las versiones que han circulado sobre la supuesta cercanía de Lugo con grupos radicales de su país, entre ellos el Ejército del Pueblo Paraguayo (Epp), que secuestró y asesinó en el 2004, con asesoría de las Farc, a Cecilia Cubas, hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas.

Según los reportes, Lugo le habría dicho a la embajada que su interés no era "alinearse con Hugo Chávez", y a María Emma Mejía, que se inclinaba por hacer una declaración pública señalando a las Farc como "organización terrorista".

A través de los cables filtrados también se supo que el inspirador del modelo de seguridad que hoy aplica Lugo en Paraguay, el colombiano Alvaro Uribe, había solicitado muchas veces intervención de Estados Unidos en una posible guerra en la que buscaba envolver a su país y Venezuela.

Canción de Navidad
Eduardo Galeano escribía que en América Latina muchas veces no era necesario para el imperialismo violentar a los países, dado que los mismos centinelas acostumbraban abrir las puertas. En el caso del histriónico cura Fernando Lugo, supuesto marxista y bolivariano que devolvería su dignidad y soberanía al Paraguay golpeando las puertas de la embajada norteamericana, puede notarse cuánta razón tenía.

Así como el cuento de navidad de Dickens, impregnado de una crítica social a la revolución industrial, tiene el genial acierto de mostrarnos cómo una sociedad cruel puede influir en sus propios ciudadanos, hasta convertirlos en crueles reflejos de sus propias injusticias, el destape del fraude Lugo nos muestra lo mucho que los fantasmas interiores de un cura pecador pueden llegar a torcer las apariencias y los espíritus humanos. LAW

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris