Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La verdad con libertad y responsabilidad

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
jueves, 30 de diciembre de 2010, 15:35 h (CET)
Quienes buscan la verdad la encuentran siempre. Pero la condición humana puede, libremente, aceptarla o rechazarla, ya que puede entorpecer los proyectos personales. Se permanece en el error porque alimenta la soberbia y da facilidades para vivir como irracionales. De esta forma todo es relativo, no hay leyes inmutables, valores intangibles o valores inalienables.

En esta situación el hombre olvida que la libertad depende, fundamentalmente, de la verdad. “La verdad os hará libres”, cuando nos adherimos a la verdad, ésta libera a la razón y a la voluntad, nos permite vivir con autenticidad.

Socialmente la verdad es más atractiva que la mentira. Allí donde reina la sinceridad y la veracidad son posibles las relaciones auténticamente humanas entre las personas.
El error oscurece la inteligencia y divide la voluntad. La mentira es una verdadera violencia hecha a los demás, es funesta y socava la confianza entre los hombres y rompe el tejido de las relaciones sociales.

Torcer la realidad en la desinformación; omitiendo un aspecto, ocultando un hecho que influye, decisivamente, en la valoración de la realidad. Una verdad a medias puede calificarse de mentira. Sabemos que la verdad se impone por sí misma.

Los obstáculos que frenan la difusión de la verdad son la cobardía, la comodidad o la desidia que dificultan hablar o escribir en la transmisión de una información veraz, tenemos el ejemplo de Catalina de Siena que supo decir la verdad, las grandes verdades, al mundo entero.

la verdad que revolotea como una cantinela al libre albedrío, nos hará libres porque la libertad alcanza su genuino sentido cuando actúa al servicio de la verdad. La libertad lleva a una gran responsabilidad que endereza toda la vida. El hombre sin libertad es como “las nubes sin agua, llevadas de aquí para allá por los vientos, árboles otoñales, infructuosos, dos veces muertos, sin raíces”. En ese oscuro abismo, todo es opresión.

"¡Oh, libertad, encanto de mi existencia!, sin ti el trabajo es tortura y la vida una larga muerte", dijo Pierre-Joseph Proudhon, filósofo, político y revolucionario francés.

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris